VENLAFAXINA antidepresivo dual y ansiolítico

Venlafaxina, es un psicofármaco reconocido como antidepresivo y ansiolítico, desde 1993; que surge de manos de los laboratorios Wyeth. Este medicamento  presenta un mecanismo de acción dual; por un lado actúa como inhibidor de la recaptación de serotonina, hormona de la felicidad y, del sueño; pero, por el otro, bloquea los transportadores de la catecolamina norepinefrina. Donde la norepinefrina  actúa como hormona y neurotransmisor, en funciones asociadas al estrés físico-emocional. Así,  es responsable de los mantener los estados de concentración; de vigilia o alerta; de agresividad o; responder a estímulos  de defensa, provocando el aumento de ritmo cardíaco. Por lo que en la venlafaxina, se consideran las propiedades de la norepinefrina; con ayuda de otro neurotransmisor; como lo es la serotonina, para intervenir en el manejo de la ansiedad, la depresión y; la regulación del sueño.

VENLAFAXINA

Venlafaxina: minimiza la reutilización de norepinefrina y serotonina   

Mecanismo de acción- indicaciones

El mecanismo de acción de la venlafaxina,  en una acción dual minimiza la reutilización de los neurotransmisores  norepinefrina y serotonina; con actividad favorecedora  en casos de depresión fuerte;  eventos de pánico; de estrés postraumático o, de ansiedad  y; de otros que tienen a la depresión como efecto resaltante.

La inhibición de los neurotransmisores de norepinefrina o noradrenalina, apoyada con el bloqueo de recaptadores de  serotonina,  permiten el control  del estrés, mejora la motivación; minimizando así  los estados de ansiedad  o depresión y; por ende  eliminando o disminuyendo  gran parte  de sus síntomas.

Otras indicaciones como terapia de la venlafaxina son: Síndrome premenstrual disforico; vaporones en hombres con cáncer  de próstata; tratamiento del dolor neuropático y la fibromialgia, entre otros.

En especial, con el uso de la venlafaxina como antidepresivo y  ansiolitíco,  regula los momentos de vigilia;  que son esenciales para que el cerebro y sus neuronas tengan un mejor funcionamiento.

Ansiedad y depresión: Síntomas

Tanto la ansiedad como la depresión son  trastornos emocionales complejos para tratar; dependientes de muchas variables. Frecuentemente, dudamos que sean efectos presentes en nuestro comportamiento, por lo que vale la pena poner en blanco y negro, algunos de sus síntomas para reconocerlos

En caso de ansiedad, se reconocen como características diferenciales:

Sistema de alerta activo, mostrándose, aumento de la vigilancia; inseguridad; distracción; irritabilidad y aprensión.

– Eventos y pensamientos de peligro o amenaza.

– Aumento de las conductas de evasión; agresión y riña.

– Aumento de la tensión; practica de ciertos rituales; ilusiones visuales o alucinaciones (flashbacks).

Mientras que, en  los casos de  depresión, son manifestaciones frecuentes:

  • Se detona el sistema de conservación;
  • Eventos de fallo o humillación;
  • Baja la actividad física y social( retraimiento o aislamiento);
  • Sentimientos de inferioridad, de culpa y baja autoestima.

Dosificación,  y reacciones adversas de la venlafaxina

Dosis en casos de depresión y  ansiedad

Para casos de ansiedad, la dosis recomendada de venlafaxina es:

En adultos, se debe administrar una dosis de 1 cápsula (75mg)  diaria. Pudiéndose aumentar la dosis a criterio médico y; de forma progresiva  hasta llegar a 225mg diarios.

Para el tratamiento como antidepresivo se recomienda:

Administrar el fármaco en dosis de 75 mg diarios repartidos en 2 o 3 partes. Igualmente, bajo indicación médica en tratamientos ambulatorios pueden extenderse progresivamente hasta  una dosis de 225 mg diarios (3 partes). Mientras que en casos de pacientes hospitalizados, la venlafaxina se puede llegar hasta una dosis de 335 mg x día; en 3 partes.

Importante: la  velafaxina, no está indicada para el uso pediátrico.

Reacciones adversas de la venlafaxina

Como reacciones adversas de este tratamiento antidepresivo y ansiolítico, se pueden presentar efectos como:

– Somnolencia y mareos;

Hipertensión, en dosis que superan los 200 mg diarios;

– Pérdida de peso;

Disfunción eréctil y pérdida del apetito sexual;

-Erección continua con dolor (Priapismo) y;

– Taquicardia, raras veces en dosis elevadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *