TOBRAMICINA antibiótico contra Infecciones broncopulmonares

La tobramicina  es un antibiótico bactericida derivado de la familia de los actinomiceto Streptomyces tenebrarius. Este fármaco actúa sobre los ribosomas de la bacteria deteniendo su crecimiento  y; a la vez produciendo proteínas  defectuosas que evitan su alimentación; provocando la muerte de la misma. La tobramicina está indicado para tratamientos de diversas infecciones que revisten gravedad; entre ellas: las broncopulmonares y, en general de las vías respiratorias inferiores; septicemia; meningitis; infecciones en piel, en particular quemaduras; en huesos; en las del tipo severo y reincidentes de vías urinarias.  Por lo que suele utilizarse en la presentación parenteral, aunque también se encuentra para administrar por vía oral  en capsulas o para nebulizaciones.

TOBRAMICINA

Tobramicina tratamiento sobre vías respiratorias inferiores

Control de infecciones broncopulmonares

Entre las principales indicaciones de la tobramicina, están el control de infecciones  respiratorias y especialmente las broncopulmonares, ya que en general revisten cierta gravedad  y complicaciones.

Entre las complicaciones más comunes con afectación de las vías respiratorias graves están: Bronquitis; neumonía; y; EPOC (enfermedad pulmonar de Obstrucción Crónica), incluyendo el caso de fibrosis quística.

Por otro lado, las infecciones broncopulmonares suelen requerir de hospitalización y tratamiento parenteral para ser controladas. Uno de los medicamentos que tiene mayor efectividad en estos casos es la tobramicina, como antibiótico bactericida, de tratamiento corto; en especial para bacterias gramnegativas o; grampositivas  como el estreptococo pneumoniae   y; otros bacilos con sensibilidad al fármaco.

Es importante, ante infecciones de las vías respiratorias practicar el exudado faríngeo  y; el respectivo antibiograma, para conocer el grado de sensibilidad de la bacteria presente; antes de abordar tratamientos con antibióticos, especialmente si los trastornos son recurrentes.

Posología y presentación de la tobramicina

De las presentaciones  de tobramicina, resaltamos dos en especial:

Vía parenteral. Suele usarse en pacientes hospitalizados, ya que la tobramicina tiene una acción rápida y potente para atacar las infecciones broncopulmonares. La posología para el tratamiento de infecciones graves,  va a depender del peso del paciente. Por ejemplo, en adultos la dosificación para una persona con 88 Kg, se le administra 40 mg cada 8h (3 mg/kg  diarios) x 7 días.

Tobramicina para inhalar

Vía oral, inhalaciones: Esta presentación de tobramicina es útil, en casos de EPOC, mejorando la respiración y cortando la infección. Puede usarse en forma líquida con nebulizador  o; en capsulas para inhalar, usando un aparato de marca Podhaler, el cual debe reemplazarse cada 7 días.

Efectos adversos del fármaco

La Tobramicina, puede dar lugar a reacciones del tipo alérgica donde aparecen: picazón; hinchazón de manos y cara; ronchas; dificultad para tragar y respirar.

Otros efectos adversos: Zumbido auditivos; tos; dolor en el pecho; mareos dificultad para mantener el equilibrio; aumento de las ganas de orinar; ronquera; entre otros.

Importante: Contraindicación en caso de embarazo o cualquier sensibilidad a la tobramicina  u otro aminoglucósido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *