Tic en el ojo y posibles tratamientos

Un tic en el ojo, también  denominado Blefaroespasmo, es un movimiento anormal e involuntario en los párpados. Ocurre por causa desconocida, pero altera la  función normal del ganglio basal; cuya responsabilidad dentro del cerebro es coordinar los movimientos musculares y; en especial el del orbicular de los párpados.  Es posible que aparezca sin síntomas previos o seguir a la fatiga muscular o tensión y estrés emocional. Hasta ahora, no existe medicamento ni terapia que garantice la cura definitiva de esta alteración. Pero el tratamiento con la toxina botulínica alcanza a inmovilizar los párpados, evitando que aparezca el tic en el ojo.

¿Cómo tratar el tic en el ojo?

Posibles tratamientos qua ayudan a controlar el blefaroespasmo

Botox para tratar espasmos en párpados

BOTOX o toxina Botulínica. Desde los años 70, es utilizada esta toxina para tratar problemas oculares como el estrabismo. Pero más recientemente, los oftalmólogos la han usado  para ayudar a relajar los músculos que rodean el ojo y tratar el llamado “tic en ojo” o blefaroespasmo. La acción del BOTOX es bloquear los impulsos neurales que llegan a la zona tratada. Como consecuencia, los espasmos musculares, temblores o contracciones desaparecen.

MIECTOMÍA. Es una técnica quirúrgica donde se procede a eliminar ciertos nervios y músculos que soportan los párpados. Cerca de 80% de los casos tienen mejoría de los espasmos o tic en el ojo, con este procedimiento. Aunque si la afección es espaciada  en el tiempo, es probable no necesite tratamiento alguno.

MEDICAMENTOS. Los mayormente indicado para tratar el tic del ojo,  son los relajantes musculares, por ejemplo, el Tiocolchicosido. También puede complementarse con vitaminas del complejo B; especialmente de vitamina B12; cuya deficiencia puede casar los espasmos musculares.

Terapias alternativas, como: Acupuntura; reflexología; hipnosis; quiropráctica o una dieta especial. Una o la conjunción de varias de estas posibilidades pudiesen actuar satisfactoriamente para mejorar la relajación muscular de los párpados; pero no existen registros que garanticen un 100%  de su  erradicación, con alguna de estas opciones.

REMEDIOS CASEROS. Entre los más populares, el pepino; consumo de alimentos ricos en magnesio y las compresas tibias; para ayudar a relajar el musculo ocular y evitar las contracciones.

El tic de ojo, puede presentar en uno o ambos ojos alternada o simultáneamente. Independientemente de la selección del tratamiento utilizado, debe ser atendido ya que  de no se así pudiese detonar una ceguera funcional y complicarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *