SULFATO DE COBRE, propiedades y uso terapéutico

El sulfato de cobre es un mineral con bondades extraordinarias, que tiene propiedades y aplicaciones terapéuticas, para curar y proteger muchas partes del cuerpo: Sistema circulatorio; Óseo-muscular; Sistema Nervioso, Inmune y Reproductivo; además, de ser  excepcional para el cuidado de la piel y protegernos de muchas enfermedades en ella. En particular el uso parenteral del SULFATO DE COBRE, actúa como suplemento nutricional mineral, en pacientes hospitalizados. La ingesta diaria máxima, recomendada es de 1 mg x día de cobre. Mientras que su uso tópico, tiene propiedades antisépticas, antifúngicas y astringente. Así que puede ser usado en el tratamiento de: Pie atletas; piodermitis; úlceras en la piel; impétigo; eczema y herpes zóster. Usado en forma de lápiz cautico, aplica para la eliminación de verrugas.

SULFATO DE COBRE

Uso terapéutico del Sulfato de Cobre

Uso oral o parenteral,  sus indicaciones y contradicciones

Por vía oral, se utiliza el sulfato de cobre al 0,1%  en solución acuosa para el manejo  de pacientes con envenenamiento por fósforo para hacer lavados gástricos, aunque estos casos son pocos.

El formato de Sulfato de cobre para uso parenteral, tiene presentación de inyecciones para infusión, para aplicar por vía Intravenosa

En el acompañamiento del producto por vía intravenosa; así el sulfato de cobre es un suplemento nutricional para suplir  las insuficiencias o carencias de cobre, como consecuencia de una alimentación deficiente en nutrientes. Estas pueden llegar a producir algunos tipos de anemia (por bajas de hemoglobina o por presentar glóbulos rojos de menor tamaño); bajas en los niveles de glóbulos blancos (neutropenia) y provocar la pérdida o sea por desmineralización de los huesos.

También, está recomendada la administración con inyecciones de soluciones de Sulfato de cobre, en los siguientes casos de personas hospitalizadas:

  • Quemaduras;
  • Si presentan síntomas de absorción deficiente,  como efecto de problemas en el páncreas o fibrosis quística, que puede dar lugar a  una pancreatitis;
  • Desnutrición por mala alimentación, deficiencias de proteínas;
  • Problemas renales;
  • Trastornos intestinales, a causa de diarreas o enfermedad celiaca y;
  • Episodios de tensión nerviosa, que se extienden en el tiempo.

Es usual que los requerimientos de cobre no se vean completamente satisfechos; si existen algunas de estas dolencias, con solo la ingesta de alimentos ricos en cobre. Como pueden ser: Mariscos, pescados y carnes; legumbres; nueces y frutos secos; por lo que hace falta administrar dosis complementarias de sulfato de cobre, por vía intravenosa.

Uso tópico del sulfato de cobre

Uso tópico del sulfato de cobre/ propiedades

El uso tópico del sulfato de cobre (entre 0,05 y 1 % de concentración), tiene que ver con sus  poder curativo sobre la piel por propiedades  antisépticas; antifúngicas y; astringentes o cicatrizanes. Se puede beneficiar en:

-Infecciones del pie atleta, dada por hongos u otras dermatomicosis;

Acné o granos en la cara;

-Piodermitis;

-Diferentes tipos de ulceraciones en la piel, entre ellas los forúnculos y pie diabético;

Verrugas;

-Quemaduras por fosforo y;

herpes Zóster.

Contraindicación/ síntoma de intoxicación

El  sulfato de cobre, está expresamente contraindicado en pacientes que padecen la  enfermedad de Wilson.

IMPORTANTE: El sulfato de cobre, con uso parenteral, debe ser diluido en la concentración indicada por el médico,  para su subsecuente administración por vía intravenosa.

Destacamos, que si se siguen las indicaciones del médico en el recinto hospitalario en cuanto a la dosificación del fármaco, no existe riesgo de reacciones alérgicas. Aunque si se ingiere en altas concentraciones, entre otros síntomas de intoxicación, provoca casi instantáneamente: nauseas; vómito, sensación de ardor y calor en esófago  y estómago.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *