RANITIDINA bloquea la histamina para controlar la acidez estomacal

Ranitidina es un principio activo, que tiene un efecto bloqueador sobre la histamina, bajando los niveles de secreción gástrica; por lo que interviene en una de sus funciones principales, como es la función metabólica. La ranitidina es usada para tratar entre otras alteraciones, las úlceras gástricas o duodenales; el reflujo gastroesofágico; lesiones a nivel del esófago o síntomas como la pirosis. Esto, debido a que él tiene la propiedad de controlar la acidez estomacal, bloqueando las respuestas de los receptores de H2 de la histamina presentes en las células del estómago (mecanismo inmunosupresor). Éste principio activo puede aplicarse vía oral (tabletas y grageas)  o; parenteral (Intramuscular o Intravenosa).

Ranitidina

Ranitidina- Mecanismo de acción- beneficios

Inhibe  receptores de H2  actuando sobre ácidos estomacales

La ranitidina  bajo un mecanismo inmunosupresor, ejerce una acción antagónica de la histamina; bloqueando los receptores  de H2, para controlar la acidez estomacal. Ya que los receptores de H2  estimulan la secreción  de ácidos al estómago y elevan la presión arterial.

Igualmente, tiene un comportamiento de absorción rápida a través del ducto gastrointestinal; se metaboliza en el hígado y tiene muy poca asociación con las proteínas.  Su acción tiene un periodo de duración está entre 4 horas y; 12 horas, durante la noche.

Entre los beneficios que puede aportar el uso de la ranitidina están:

  • Ulceraciones: a nivel gástrico o  intestinal( duodeno);
  • Prevención de hemorragias gastrointestinales; que pueden estar provocadas por episodios de estress;
  • Reflujo gastroesofágico, actuando para prevenir síntomas como: ardor; dolor estomacal y acidez;
  • Otras condiciones patológicas, como lesiones esofágicas.

Algunos riesgos con el uso de la ranitidina

Precauciones y reacciones adversas

Es esencial que antes del inicio de un tratamiento a base de ranitidina, se considere las siguientes advertencias para evitar algunos de sus riegos por los efectos secundarios:

  • Evitar el uso de la ranitidina durante el embarazo, especialmente durante el primer trimestre de gestación;
  • Salvo indicación expresa de su médico, no debe usarse el fármaco durante la lactancia; ya que esté se excreta por la leche materna;
  • Especial precaución en casos de: Insuficiencia renal o hepática, especialmente si se ha detectado alguna afección grave; Diabetes; enfisema pulmonar u otra enfermedad EPOC;
  • Por su acción estimulante del ritmo cardíaco, evitar la administración sin considerar los lapsos entre dosis;
  • Usos en niños o recién nacidos, valorar conveniencia/riesgos.

Reacciones adversas

Inicialmente,  puede haber manifestaciones como dolor abdominal; dolor de cabeza; somnolencia;  náuseas o; problemas digestivos; pero estos tienden a desaparecer a medida que se avance con el tratamiento de la ranitidina.

IMPORTANTE: Con el uso de ranitidina y en caso de presentarse mareos; NO deben manipularse maquinarias  peligrosas, ni conducir vehículos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *