Quistes en el hígado Diagnóstico y síntomas

Quistes en el hígado

Los quistes en el hígado son formaciones neoplásicas o  tejidos anormales que se caracterizan por estar llenos de líquido.

En general, las formaciones de quistes en el hígado suelen provenir de la formación de los conductos biliares. Los más frecuentes son de origen genético, que poseen un revestimiento interno. Aunque, la clasificación de estos quistes es amplia, además del congénito; están: el de origen parasitario o Hidatídico (Equinococo) y el neoplásico; de ductos y los falsos quistes. Actualmente suelen relacionarse con algunos fármacos hormonales, tales como anticonceptivos y estrógenos. Sin embargo, ellos no suelen mostrar síntomas aparentes, pero pueden producir dolores abdominales; sangramiento y mareos. Para su diagnóstico se requiere una ecografía de hígado o TAC, seguida del análisis bacteriológico de las secreciones del quiste.

Quistes en el hígado- Tipos

Hereditarios, neoplásicos y parasitarios, principales tipos

Dependiendo de la causa que produzca el quiste, se pueden encontrar varios tipos de quistes en el hígado.  Mencionaremos los tipos de quistes en hígado más frecuentes:

Quiste Congénito. Es el más frecuente y del tipo benigno, por lo que no tiene mayores complicaciones.

Q. Neoplásico. Son formaciones asociados a tumores malignos o cáncer con metástasis en el hígado. En estos casos, se debe hacer diagnostico con contrastes para descartar.

Q. parasitario o Hidatídico, es  provocado por el parasito llamado Echinococcus Granulosus, son tratables y responden positivamente al tratamiento.

Diagnóstico y síntomas  en quistes hepáticos

Diagnóstico de quistes en el higado

Ecografía de hígado y TAC exámenes de detección

Lo esencial para el diagnóstico, en estos casos de los quistes en el hígado, es identificar la localización exacta de estas formaciones y el grado de complicación que este presenta, respecto a las estructuras biliares y vasculares. Además de precisar si el quiste es benigno o maligno.

Para ello, lo que primeramente se suele indicar es una ecografía hepática. Con ella se precisa si es formación es quística o sólida, además de otras características, como el tamaño y la ubicación.

Si los quistes en el hígado llegan a presentar complicaciones, como engrosamientos, áreas sólidas o divisiones internas, suele identificarse como neoplásico. En este caso, aplica una TAC o resonancia magnética, para confirmar el diagnóstico.

Otros exámenes que pueden ayudar al diagnóstico son: la colangiografia intraoperatoria y la colangiografia retrograda endoscópica.

Signos y síntomas

Síntomas de quistes en el higado

La mayor parte de los quistes en el hígado no reportan síntomas. Ya que muchos de estos son benignos, y no requerirán tratamiento alguno.

Un signo de relevancia, es su diámetro; ya que si supera los 5 cm empiezan a aparecer otros síntomas. Más aún, si el tamaño logra alcanzar 8 cm o más, estaríamos frente a complicaciones de mayor grado.

Pero, cuando el tamaño de los quistes en el hígado es menor a 4 cm y durante 2 o 3 años no cambian su tamaño, no requieren mayor atención.

Si aparece un dolor abdominal agudo, que suele darse en el lateral derecho; entonces puede estar acompañado de sangramiento; torsión del pedículo o ruptura del peritoneo y ocasionalmente con ictericia.

La presencia del dolor es determinante para el diagnóstico; ya que puede ser producto de alguna enfermedad el intestino, como el colon irritable; la enfermedad acidopéptica o angina de pecho, entre otras.

Otros síntomas a presentar pueden ser: fiebre, inflamación abdominal; vómitos o nauseas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *