Quiste de Baker ¿qué es y cómo tratarlo?

El quiste de Baker o quiste poplíteo, debe su nombre al médico cirujano William Morran Baker; que lo estudia por vez primera en 1885 en Londres. Es una lesión localizada en parte trasera de la rodilla y que se visualiza a través de un abultamiento. Como efecto del mismo, se tiene dolor punzante al flexionar o extender la rodilla; causado por inflamación de las articulaciones de la rodilla o por rompimiento de cartílago. Cualquiera de estas condiciones produce un líquido que tiende acumularse detrás de la rodilla. El tratamiento es acorde a la severidad de la lesión; en caso de desgarramiento del cartílago se requiere llegar al quirófano.

¿Qué es un quiste de Baker?

¿Qué es el quiste de Bakuer?

Un quiste de Baker es una membrana o bulto en la parte trasera de la rodilla. Donde se deposita una cantidad excesiva de líquido sinovial, producto de la inflamación de las articulaciones de rodilla o; del rompimiento del cartílago que recubre estas articulaciones.

Recordemos que nuestra rodilla es una especie de “bisagra”; con un líquido natural que hace la función de “aceite” para facilitar el movimiento. Ante cualquier alteración en las articulaciones de la rodilla, se produce mayor cantidad del “aceite”, depositandose en forma de bolsa o bursitis. Comúnmente se le conoce al quiste de Baker, como un tipo particular de bursitis.

Además del dolor e inflamación de la rodilla, el quiste de Baker puede producir bloqueo o inmovilización de la rodilla.

Para eliminar o disminuir los síntomas de esta lesión, se requiere tratar los problemas de base; ya sea la artritis reumatoide; artrosis o la reparación del cartílago.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico se hace a través de la clínica médica, con un examen físico. También se refieren exámenes complementarios, como una resonancia magnética o un ultrasonido; para tener certeza del diagnóstico de quiste de Baker, ya que puede confundirse con un tumor o una aneurisma.

Hay que destacar que esta es una lesión completamente benigna, que NO conlleva a patologías más graves como pudiese ser un tumor cancerígeno.

Tratamiento del quiste de Baker

Tipos de tratamiento para el quiste de Baquer

Aspiración y esteroide o, artroscopia de rodilla

Existen tres formas de abordaje, en caso de quiste de Baker:

1-Observación. En casos indoloros, aplicar un analgésico y tratar de llegar a un diagnóstico certero.

2-Aspiración con inyectadora y aplicación de esteroide. Para los casos que refieren pesadez, esto puede disminuir la sensación, pero probablemente regrese de nuevo.

3-Cirugía (artroscopia de rodilla). Especialmente en casos de desgarramiento de cartílago o lesión en los meniscos. No debe extraerse sólo el quiste, ya que ese es un efecto del problema de base. Posterior a la cirugía, se requiere aplicación de fisioterapia para restablecer el movimiento de las articulaciones de la rodilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *