¿Qué pasaría si el nervio olfativo se dañara?

El nervio olfativo y la estructura nasal en su conjunto son responsables  no sólo de captar los olores; sino de la entrada de aire que oxigena el cuerpo; mantener la humedad del aire que entra por la nariz; filtrar el polvo y eliminar parte de lo que son secreciones de desecho que se acumulan en los senos paranasales y conductos nasolacrimales. El nervio olfativo, es sólo del tipo sensorial, conduce los impulsos aromáticos de la nariz hasta el cerebro. Por lo que el daño del nervio olfativo produce lo que se conoce como Anosmia.

Función del Nervio Olfativo

La principal causa de daño a nivel del nervio olfativo se produce a causa de los traumatismos, no sólo el daño a nivel este nervio sino de las distintas áreas de la nariz, entre ellos los receptores olfatorios y bulbo olfatorio, por lo que no sólo se merma o anula la función olfatoria, sino otras funciones de la estructura nasal.

Entendiendo que el sistema del olfato además de percibir olores, mueve y sensibiliza otros sistemas que dependen del cerebro y que son alimento de ciertos patrones de conducta ante estímulos emocionales.

Aromas que percibe el nervio olfativo

Los olores pueden despertar reflejos como la salivación y la producción de jugos gástricos, de allí que recordemos a esa persona especial al percibir su perfume, o cuando olemos alguna comida o dulce que nos agrada mucho, enseguida sentimos que ¡se nos  vuelve la boca agua! evocando su sabor.

Función de nervio olfativo

El nervio olfativo es tiene una función esencialmente sensitiva, permitiendo percibir los diferentes olores, sea de perfumes (aromas), madera, frutales, cítricos, flores, basura, químicos, entre otros. Se localiza a nivel de las mucosas que revisten las fosas nasales, compuesto por un conjunto de fibras que pasan a través del hueso etmoidal hasta llegar al bulbo olfativo conectado al cerebro.

¿Qué es la anosmia?  y sus tipos  

La incapacidad de percibir los olores es lo que se conoce como anosmia, aunque suelen tener como relevancia física y de poca incidencia para el desempeño social, algunas veces puede ser un daño irreparable; siendo importante para la ocupación de ciertas profesiones como: Cheef, perfumistas, catadores o cocineros.

 La anosmia puede presentarse de dos tipos diferentes: Hiposmia y Parosmia

Hiposmia. Es la incapacidad parcial o total para percibir los olores. Puede ser causada por: Alergias, traumatismos, pólipos e infecciones virales.

Parosmia. Es el deterioro de la función olfativa, que conlleva a la incapacidad cerebral para reconocer  un olor o diferenciar de forma acertada un olor particular de otro.

Entre las causas de la parosmia tenemos: Epilepsia; traumatismos; Infecciones respiratorias y enfermedad Parkinson, donde la baja de la dopamina conlleva a esta incapacidad.

Las anosmias según sea, se gradúa así: Grado I(Hiposmia o Parosmia ); Grado II (Anosmia) ; Grado III (Anosmia + otros trastornos: cefalea, dificultad para respirar, etc)

¿Cómo nos afecta el daño del nervio olfativo?

El deterioro o pérdida de la función olfativa, a causa de daño en el nervio olfativo constituye  una merma en la capacidad de:

  • Percibir o localizar una fuente de peligro (incendios, gases tóxicos, escapes de gas o combustible o alimentos en descomposición);
  • Alterar el estímulo sexual y provoca perdida de la evocación de recuerdos y las emociones vividas;
  • Afecta la convivencia social, causando problemas debido al mal olor corporal por exceso de sudor o falta de higiene;
  • Afecta considerablemente el desempeño laboral de catadores, gastrónomos o chef, etnólogos, bomberos, entre otras profesiones, vinculadas a la captación de los olores.

Puede afectar el apetito, la percepción de los sabores  y la calidad de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *