Lentigo solar: diagnóstico y tratamiento

El lentigo solar, comúnmente lo reconocemos como las “manchas de la edad”, se diagnóstica por su aspecto clínico como máculas o lesiones pardas y planas, que se localizan principalmente en el rostro, las manos o zonas expuestas al sol, se consideran un signo de envejecimiento de la piel. En la actualidad se aborda sólo por motivos cosméticos con la crioterapia facial.

El lentigo solar se manifiesta  como un efecto de la  exposición a rayos ultravioleta (UV), que estimulan la multiplicación de melanocitos locales y depósitos de melanina en las células de la piel.

Características del lentigo solar

Su nombre deriva de su forma de lentejas, lesión  plana redonda, ovalada o irregular, oscura o parda dependiendo del tono de la piel, coloración y bordes regulares, que en algunos casos puede  producir escamas. El tamaño  varía  desde pocos milímetros hasta alcanzar varios centrimetros. Se caracteriza por un estiramiento de las crestas interpapilares, y con el tiempo pueden profundizarse en la dermis, considerándose  una lesión inofensiva de la piel oscura.

Los lentigos solares son muy frecuentes después de los 40 años de edad, también llamadas pecas seniles. Aparecen en las áreas expuestas al sol, como  cara, dorso de las manos, cuello y escote.

Cómo es el diagnóstico?

Usualmente se determina atendiendo a la clínica, pero para un diagnóstico más certero se usa una dermatoscopia y si aún existen dudas,  se procede a una biopsia de piel.

Estas lesiones, pueden confundirse con un melanoma o cáncer de piel, pero que con el examen respectivo puede aclararse la duda. Otra variante que puede surgir es la inflamación y cambio de textura dentro del lentigo solar, produciendo otra lesión llamada queratosis seborreica.

Tratamiento para eliminar el lentigo solar

Cremas resistentes por lo que hay que buscar otras alternativas

Por su carácter benigno, la atención es sólo por motivos cosméticos, mayormente frecuente en las personas de piel clara.

Estas lesiones generalmente son resistentes a las cremas despigmentantes por lo que requiere de terapias alternativas. Hoy día se tratan con aplicación de variados tratamientos por especialistas, entre los más usuales:

– El peeling químico;

– La luz intensa pulsada o láser, que coagula los melanocitos  formando nuevas células sin la alta concentración de melanina  y,

– La crioterapia o hieloterapia, que no es más que aplicar frío  a través de nitrógeno líquido para activar la producción de colágeno para rejuvenecer la piel.

Ante todo se recomienda la prevención, usando protectores solares y regulando la exposición al sol, para  evitar la aparición precoz del lentigo solar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *