Propranolol regula alteraciones del ritmo cardíaco

El Propranolol es un medicamento betabloqueante utilizado para tratar síntomas como: temblores; dolores en el pecho, asociados con la angina de pecho; alteraciones del ritmo cardíaco y la hipertensión arterial. Por otro lado, haciendo un poco de historia, podemos mencionar que este fármaco fue descubierto por el estadounidense Sir James Black con trabajos dirigidos a los receptores beta, que son responsables de funciones cardíacas como la regulación de la frecuencia cardíaca y la vasoconstricción; importantes para la salud cardiovascular. Entre las contraindicaciones del propranolol están los pacientes asmáticos y; aquellos con medicación psicotrópica; del tipo ansiolítica; ya que aumenta los efectos de somnolencia y taquicardia.

Propanolol

PROPRANOLOL y la salud cardiovascular

Mecanismo de acción y propiedades betabloqueantes de la fórmula

La acción antagonista de los receptores beta-adrenérgicos por efecto del propranolol provoca una disminución del ritmo cardíaco, sea en reposo o en movimiento; incitando a bajas en la presión arterial y; por ende, el fármaco puede originar algún tipo de hipotensión.

Igualmente, la acción betabloqueante del fármaco induce posiblemente un antagonismo a nivel de la relajación de los músculos bronquiales y provocar efectos de broncoespasmos. Por lo cual, estaría contraindicado en personas con alguna afectación pulmonar o bronquial, como el asma.

Salud Cardiovascular

Atendiendo a las propiedades betabloqueantes del propranolol, está especialmente indicado para tratar afectaciones asociadas a la salud cardiovascular, entre ellas:

  • Hipertensión arterial, del tipo esencial o renal;
  • Alteraciones del ritmo cardíaco, sean arritmias auriculares o ventriculares;
  • Cardiopatía dilatada obstructiva;
  • Angina de pecho;
  • Como protector en pacientes con antecedentes de infarto al miocardio;
  • Temblores esenciales (Parkinson);
  • Migraña y:
  • Síntomas periféricos asociados con la ansiedad (Por ejemplo, la taquicardia).

¿Cuándo NO se debe tomar propranolol?

Enfatizamos sobre el efecto antagónico del propranolol, con actividad sobre el musculo bronquial; por lo que está contraindicado en personas que sufren de asma o broncoespasmos.

Tampoco, debe indicarse en personas con frecuencia cardíaca baja; entre ellos bebés de bajo peso. Asimismo, evítese durante la etapa de lactancia, ya que el propranolol circula a través de la leche materna.

Otras afectaciones, que ameritan una alerta para el uso de propranolol son: trastornos musculares; enfisema pulmonar u otra afección respiratoria; diabetes; tiroides; depresión; episodios de fallos cardíacos, entre otros. En cualquiera de estas situaciones debe informarse al médico; para la respectiva evaluación para el uso del propranolol.

Importante: Como siempre recordar, ante este tipo de fármacos con efectos colaterales fuertes deben seguirse las indicaciones médicas y NO automedicarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *