PRAZOSÍN – hiperplasia prostática y disfunción eréctil

Prazosín, cuyo ingrediente activo es el clorhidrato de prazosín, cuyas indicaciones son variadas, debido a sus propiedades antihipertensivas y; vasodilatadoras. Entre los usos más frecuentes están: Tratamiento antihipertensivo, que suele acompañarse junto a un diurético y; en casos de hiperplasia prostática benigna, actuando en el control de síntomas asociados con la obstrucción urinaria, relajando el cuello de la vejiga. Además, el prazosín trae beneficios sobre pacientes con disfunción eréctil, por su acción vasodilatadora y aquellos pacientes que sufren del fenómeno de Raynaud, mejorando la irrigación sanguínea de las manos.

Prazosín

PRAZOSIN antihipertensivo y vasodilatador

Usos: Hiperplasia prostática y disfunción eréctil

De las dos grandes propiedades que tiene el clorhidrato de prazosín, antihipertensivo y vasodilatador; podemos deducir que tiene muchas aplicaciones terapéuticas.  Pero que de las cuales, queremos resaltar dos en particular: la hiperplasia prostática y la disfunción eréctil.

Hiperplasia prostática benigna (HPB)

Este trastorno se caracteriza por el agrandamiento de la próstata; sin que haya ninguna relación con carcinoma prostático.

Mientras que esta hiperplasia prostática, si tiene fuerte vinculación con el canal de drenaje de la vejiga (uretra; lo que hace que al aumentar el tamaño de la próstata se presiona la vejiga y evita la salida de la orina.

En estos casos el tratamiento con prazosín, actúa como relajante del músculo liso del cuello vesical, permitiendo el paso dela orina.

Aparte de la retención urinaria; otro de los síntomas de la hiperplasia prostática, es la disfunción eréctil, debido a la presión sobre los nervios responsables de la erección.

Disfunción eréctil o impotencia

Disfunción eréctil

Se reconoce como la incapacidad para lograr erecciones del pene y mantenerlas, hasta llegar al placer durante las relaciones sexuales. Para ello, hace falta que hay una buena irrigación sanguínea en el órgano masculino. Variadas son las causas probables la disfunción eréctil; entre ellas: farmacológicas; bajas en la libido o; enfermedades como la diabetes, cirrosis; arterioesclerosis y; alcoholismo, entre otras.

El prozosín, tiene un mecanismo de acción que beneficia la disfunción eréctil, ya que es un bloqueador de los receptores de adrenalina, del tipo alfa.  Esto hace que además de la vasodilatación tenga menor resistencia vascular periférica, mejorando la fluidez sanguínea necesaria durante la erección.

Efectos secundarios del Prazosín

El fármaco puede causar hipotensión, del tipo postural que delata la poca irrigación sanguínea en órganos y músculos; generalmente al iniciar la administración del prazosín.

También, se pueden presentan otros efectos secundarios como: mareos; nauseas; dolor abdominal; dolor de cabeza; edema; erupciones; sequedad bucal; congestión nasal; dificultad respiratoria; palpitaciones; somnolencia; alucinaciones, entre otras.

Además, el caso particular de pacientes con tratamiento con diuréticos o; digitálicos, como la digoxina; el prazosín puede provocar: visión borrosa; mareos; palpitaciones; nauseas; congestión nasal y diarrea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *