Por qué el caminar beneficia tu rostro

Hoy queremos hablarte  del porqué  el caminar diariamente  o  con frecuencia, trae beneficios para tu rostro. El relax facial, un  elevado estado de ánimo que propicia sonrisas rejuvenecedoras,  liberación de toxinas descontaminantes de la piel de tu cara y la reducción de enfermedades, como la diabetes  que marchitan tu lozanía e hidratación  de tu piel, son razones de peso para hacer de la caminata una práctica obligatoria.

Sabemos de los grandes beneficios que tiene para nuestro organismo  el caminar por lo menos 30 minutos por día. Estamos hablando entre muchas cosas de que: ayuda a bajar los niveles de presión arterial, fortalece la musculatura evitando la flacidez, reduce el estrés, disminuye  estados de depresión y de ansiedad y minimiza el riesgo a ataques cardíacos, todo lo cual repercute en una vida saludable.

En este artículo haremos hincapié en destacar razones que explican el por qué el caminar tiene tantas ventajas no sólo para modelar el cuerpo en general, sino para un órgano tan importante y grande como es la piel y específicamente para el área del rostro, mejorando sustancialmente su estética.

Cuando caminamos nuestro rostro recibe bondades producto de los cambios que se suceden a nivel circulatorio, muscular, cardiovascular, nervioso y endocrino que alteran de forma positiva nuestra piel y nuestros músculos,  particularmente los que están adheridos a nuestra cara. Mostramos parte de esas bondades.

Relajamiento facial/Eleva el estado ánimo

Cuando terminamos de hacer un recorrido o caminata, siempre tenemos un alto nivel de bienestar, producto de la liberación de las hormonas endorfinas, responsables del placer, las bien llamadas hormonas de la felicidad, que se reflejen directamente en la musculatura facial, mostrando un completo relax, por lo que se evitan las líneas de expresión y  la aparición de arrugas.

Igualmente el ejercicio durante la caminata, evita la aparición de las arañitas en la cara, pues mejora la circulación sanguínea.

Minimiza el estrés

En estudios recientes se ha comprobado que hay una relación directa entre el estrés y la piel, mostrando que las glándulas sebáceas que se encargan de producir el aceite en nuestra piel se afectan con aquellas hormonas, vinculadas al estrés.

Por lo que si caminamos estaremos activando las glándulas sebáceas, y a su vez liberando estrés retenido en nuestro cuerpo, por lo que las facciones de nuestro rostro se suavizan de forma sustancial.

Liberación de toxinas

Una de las consecuencias de una caminata rápida es la sudoración y con ella la liberación de muchas toxinas y ayuda a disolver la grasa, propiciando  el tener un rostro libre de impurezas evitando las afecciones cutáneas, como son famosos granitos o puntos negros.

Protege ante el riesgo de diabetes

Con la caminata se libera mayor cantidad de insulina y con ella se controla los niveles de glucosa en sangre, controlando la diabetes o evitando llegar a ella. Recordemos que la diabetes, es una de las enfermedades que mayores efectos agresivos tienen sobre el rostro, por lo que tiene al envejecimiento prematuro, acentuando la aparición de arrugas y reduciendo la producción de los aceites naturales  que suavizan nuestro rostro.

Por todas estas razones en limpiezafacil, te recomendamos mantener una constante rutina de caminata para estar siembre bella y con un rostro juvenil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *