Pitiriasis rosada signos síntomas y consejos

Pitiriasis rosada

Pitiriasis rosada, puede confundirse inicialmente con una virosis.

La pitiriasis rosada en una lesión del tipo eruptiva en la piel; suele iniciarse con una lesión inicial grande, escamosa y rosada como placa madre, conocida como “ parche heraldo”. El parche heraldo se localiza generalmente en la parte del tronco, pecho, abdomen o espalda. Continúa con una serie de lesiones menores de puntos ovalados más pequeños, distribuidos en forma de “árbol de navidad”; que pueden llegar a extenderse a brazos, cuero cabelludo, genitales y piernas. La pitiriasis rosada no requiere tratamiento y; puede llegar a extenderse por 3 meses, ocasionalmente 1 o 2 meses más.

La pitiriasis rosada aunque no tiene causa bien definida se asocia con el virus del herpes humano. Se considera una enfermedad con propiedad de inmunidad, esto es, ocurre en cada paciente una sola vez. Es frecuente en adolescentes y adultos menores de 35 años.

Evolución, signos y síntomas de la pitiriasis rosada

Suele confundirse con una simple gripe hasta que aparece la placa madre

La pitiriasis rosada suele evolucionar o desarrollarse con un patrón que abarca tres fases bien definidas:

Fase 1: Con una duración aproximada de 1 semana o un poco más, presentando malestares generales que pueden confundirse con una gripe. Entre los síntomas se encuentran: fiebre alta llegando a superar los 38 grados; malestar general que puede focalizarse en el estómago con nauseas; dolor de cabeza y en las articulaciones y pocas ganas de comer.

Fase 2: Aparece pasada la primera semana una mancha o parche rosáceo signo característico. Éste puede extenderse entre 2 cm y 19 cm aprox. y, es llamado el “parche heraldo” o placa madre. Aparece en la región abdominal, torso y algún área de la espalda y gradualmente va en aumento. Raras veces, pudiese localizar en zona de los genitales o cuero cabelludo.

Placa Madre de la pitiriasis rosada

Fase 3: Es la fase donde la eruptiva se propaga con lesiones ovaladas más pequeñas que pueden durar 2 o 3 semanas; después de aparecer la placa madre. La forma de distribución es de arriba hacia abajo; formando una “V” en el pecho y en forma de “árbol de navidad” en torso y espalda.

Generalmente llega a extenderse a brazos y piernas, respetando el área del rostro. Aunque estas lesiones menores son indoloras, si producen con frecuencia una picazón intensa y molesta. El picor en las lesiones se exacerba ante la presencia a agua templada, sudor o ropa ajustada y de fibra sintética.

Consejos para ayudar en el tratamiento

Para tratar los casos de pitiriasis rosada no existe un protocolo con medicación para sanarla. Sólo se suelen dar algunos consejos que ayuden a manejar los síntomas y signos en su proceso normal de evolución. Entre ellos:

  • Evite ropa ajustada o de tejidos sintéticos, preferiblemente algodón;
  • Bañarse con agua fresca, evitando el uso de agua caliente y jabones perfumados;
  • No rascarse la piel, para evitar empeorar la picazón y extender los estadios de las lesiones;
  • El uso de cremas humectantes, pueden ayudar a calmar la piel y mermar la picazón;
  • Otro calmante puede ser las cremas mentoladas, pues enfrían y alivian;
  • Para la pitiriasis rosada su médico puede indicarle algún antihistamínico para reducir la picazón o; recetar un esteroide si las lesiones son graves, con sangre, pus o escamas.

Ocasionalmente se indica aplicación de luz ultravioleta para casos graves; donde la picazón afecta drásticamente la actividad normal del paciente. Aunque no está probada su efectividad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *