Piel del bebé: cuidados ¿Aceites?

La piel del bebé requiere de cuidados, lo ideal es un buen aseo diario y por supuesto atender el tipo de productos que usamos para su piel. Una investigación realizada desde la Universidad de Manchester en el Reino Unido ha probado que los aceites de oliva y girasol disminuyen la potencia protectora de la piel del bebé, mermando su capacidad de defensa ante ciertos elementos contaminantes o alérgenos.

Piel del bebé, cuidados con aceites

Alcance de la investigación sobre el cuidado de la piel del bebé con aceites

El estudio de los científicos de la Universidad de Manchester, pudo detectar que los aceites de oliva y girasol,  producen daño a  la piel del bebé, haciendo que el bloqueo natural que hace la piel ante los alérgenos, las infecciones o la perdida de humedad se vea debilitado. Por lo que se recomienda no usar estos dos tipos de aceites en los recién nacidos.

Estos científicos afirman igualmente, que hasta ahora la contraindicación no se extiende para los adolescentes o adultos, pues muchos reconocen la utilidad de ambos aceites para hidratar y suavizar la piel reseca, pero no se conoce investigación seria que confirme este hecho.

De la misma manera se ha observado en los últimos cincuenta años un florecimiento cada vez mayor  del eczema infantil, superando un aumento del 25%. Por lo que hay que prestar atención especial sobre los distintos productos que se usan para realizar los cuidados de la piel del bebé.

¿Cómo se llegó a esa conclusión que afecta a la piel del bebé?

La experiencia se llevó a cabo en el Hospital de Santa María, Hospital Universitario de la citada universidad, con una muestra de 115 bebés recién nacidos, separados en tres grupos diferenciados, los que se les aplicó aceite de oliva, los que se les aplico aceite de girasol y otro grupo al cual no se les aplico aceite.

Por espacio de 28 días se les aplico a los dos primeros grupos algunas gotas del aceite correspondiente dos veces al día, y analizados al microscopio la estructura de la piel de cada bebé. Se determinó que en los bebés que se les aplicaron los aceites, la barrera protectora de la piel fue deficiente respecto a  aquellos que no entraron en contacto con estos aceites. Este deterioro podría estar vinculado con la aparición de eczema en los bebés.

Además se observó que la piel de los bebés que se les aplicó aceite, estaba más humectada; pero los investigadores  no valoran esto, por los resultados dañinos respecto a la capa protectora de lípidos de la piel. También se considera que se debe extender esta investigación hacia otros tipos de aceites para comprar con los resultados obtenidos sobre la piel del bebé, para atender sus cuidados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *