Patas de gallo opciones para su tratamiento

Lucir arrugas o las marcadas patas de gallo,  en el rostro; para muchos es un signo inevitable del deterioro de la piel, con la edad. Pero  más que la edad, estas líneas suelen aparecer productos de diversos factores como: exposición al sol; al polvo o a  estilos de vida, nada saludables que tienen que ver con la alimentación o el consumo de alcohol y tabaco. Asimismo, los gestos faciales pueden reforzar estas arrugas en el área de los ojos. Pero más que saber por qué ocurren, necesitamos saber cómo prevenirlas o detenerlas. Por lo que indicamos varias alternativas posibles, entre ellas: las cremas con retinol; el BOTOX cosmético y; remedios naturales, que son especialmente útiles para la prevención.

¿Qué son las patas de gallo?

Las patas de gallo son arrugas localizadas en el contorno del ojo, hacia los laterales externos; mostrando una serie de surcos horizontales. Estas son más visibles o acentuadas cuando sonreímos o hacemos gestos, como guiñar el ojo.

Aunque suelen ser un  signo del envejecimiento, las patas de gallo pueden aparecer tempranamente por razones como: falta de sueño; consumo de alcohol y tabaco; dieta con pocos nutrientes y antioxidantes; extensas exposiciones al sol y otros estresores ambientales, como el polvo.

Tratamientos para las patas de gallo

Dependiendo de tus intereses y necesidades; para el tratamiento de las patas de gallo y las líneas del entrecejo que suelen estar aparejados, se recomiendan estas tres alternativas.

Cremas y Botox para las arrugas

Cremas para ojos con retinol

Entre los productos cosméticos  con retinol más recientes y con garantía reconocida por sus marcas, tienes disponible:

La crema de ojos de RoC, “Cream eyes- Retinol Correxion”, que trabaja las arrugas; patas de gallo; líneas del entrecejo y las ojeras.

Nuevo Suero de Neutrogena, igualmente a base retinol, con un aditivo de glucosa y ácido hialurónico. Este tratamiento, ofrece una acción rápida sobre las arrugas y en  especial, sobre las patas de gallo; suavizando la texturas; reduciendo ojeras y las líneas de expresión. Resultados visibles al cabo de una semana de aplicación.

Toxina Botulínica o BOTOX Cosmético

La Toxina Botulínica o BOTOX  Cosmético,  es una alternativa  extrema en casos moderados a severos, pero muy efectiva; esto es, si existen pliegues marcados y hasta parpados caídos, que acentúen las patas de gallo.

El trabajo del Botox, es detener los impulsos neurales de la zona  infiltrada; para evitar temporalmente los movimientos musculares o las contracciones. Lo cual, permitirá que el musculo descanse; se relaje y simultáneamente se repare. Es un tratamiento ambulatorio, y su efecto tiene una duración aproximada de 5 a 8 meses.

Remedios naturales

Estos se ofrecen con especial énfasis sobre mascarillas a base de productos naturales con abundantes  proteínas  y vitaminas; particularmente ricos en antioxidantes; Vitamina A y E, para alisar y reparar la piel del contorno de los ojos.

Dos recetas muy populares para tratar las patas de gallo son:

Receta 1: Mascarilla de Miel; aceite de almendra y clara de huevo

Receta para tratar las patas de gallo

Ingredientes: 1 cucharadita de Miel de abejas + 15 gotas de aceite de almendra+ 1 clara de huevo

En un recipiente  agregar la clara de 1 huevo; enseguida, mezclar la  clara a punto de nieve. A continuación, la miel y el aceite de almendras, mezclar hasta diluir todos los ingredientes.

Modo de uso. Aplicar la mascarilla en el contorno del ojo; especialmente en los laterales, para cubrir las patas de gallo; la zona del entrecejo y la parte baja de los ojos. Dejarla actuar por 15 o 20 minutos y luego retirar la mascarilla con agua tibia. Finaliza, enjuagando la piel con agua fresca. Repetir 2 veces por semana.

Receta 2: Aceite de coco

Aceite de coco para la piel

Es de las recetas más efectivas y sencillas para prevenir y atacar las arrugas. En un recipiente vierte una cucharada de aceite de coco orgánico y; caliente ligeramente. Luego, con ayuda de la yema de tus dedos  aplica en diferentes zonas adyacentes a los ojos, para humectar con ligeros golpecitos. Aplica un suave masaje por unos 10 minutos, hasta que el aceite se absorba.

Dependiente de la flacidez y lo pronunciado de las patas de gallo, puedes aumentar la frecuencia de aplicación  a 2 o 3 veces por semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *