Onicoptosis o caída de la uña causas y cuidados

OnicoptosisLa onicoptosis o caída de la uña de forma periódica puede estar asociada a diversas causas. Entre las que podemos apuntar, la tiña ungueal y otros tipos de onicomicosis, como la Cándida; todas causas fúngicas. También puede producirse a raíz de algún traumatismo, por efecto del estrés o por enfermedades sistémicas. Según sea la patología que ocasione la onicoptosis, el especialista indicará atención farmacológica, con antifúngicos y antibióticos tópicos. Además de indicar medidas para el cuidado específico en cada caso y otras, de carácter preventivo.

Aspectos funciones y de crecimiento de las uñas

Recordemos que las uñas son parte importante de nuestro cuerpo. Ellas tienen una función de agarre y protectora de las terminaciones nerviosas que llegan al extremo de los dedos. Además, estas representan parte esencial, dentro de la estética personal.

Las uñas están formadas por gran cantidad de células que contienen queratina, una proteína producida naturalmente por nuestro cuerpo. Por lo que cualquier causa que altere la producción de queratina, afecta significativamente la salud de las uñas; provocando alteraciones, debilitándose y hasta provocar su caída.

El crecimiento de las uñas, depende de cada persona, difiere en manos y pies y, de factores genéticos o ambientales. En las manos, el tiempo de crecimiento completo puede tardar hasta seis meses; mientras que en los pies, un año o un poco más.

Otro factor relevante, que puede interferir en el buen desarrollo y en la salud de las uñas, es la alimentación.  Se requiere de una alimentación rica en calcio, zinc, vitaminas A, B8 ; D y E.

Causas que pueden provocar la onicoptosis

Infección por hongos en las uñas

Hongos

La onicoptosis puede ser consecuencia secundaria de infección por hongos que afectan las uñas. Las que pueden provocar aparición de una onicoptosis son: tiña ungueal y otros casos de onicomicosis.

En la tiña ungueal, se especifica que el hongo causante es un dermatofito, que parasita en las uñas; afectando la piel y el tejido queratinoso. Los agentes más frecuentes en este tipo de lesión son: el Trichophyton rubrum; Trichophyton mentagrophytes var. Interdigitable y Epidermophyton floccosum.

Mientras que la onicomicosis, es el término genérico para identificar diferentes tipos de hongos. Entre los que puede detonar en la caída total de la uña, sobresale la Candida.

Enfermedades sistémicas

Dentro de esta categoría, podemos mencionar algunas enfermedades que provocan onicoptosis, por colagenopatía y alteración de la queratina. Así tenemos: Insuficiencia hepática o renal; Sífilis; Sida y, también puede provocarse por aplicación de quimioterapia, para atacar diversos tipos de cáncer.

Traumatismos

Cualquier traumatismo causado por accidente, golpe o por el calzado, puede maltratar la uña, hasta producir su pérdida completa. Eventualmente puede afectar hasta la matriz de la misma y causas daños irreparables.

Frecuentemente, no hay mayor contrariedad solo es cuestión de tiempo para que la nueva uña aparezca y retire la uña dañada por el traumatismo.

En todo caso, se deben asumir ciertos cuidados que favorezcan la restauración de la uña pérdida.

Estrés

Los especialistas sostienen que el estrés, la contaminación química o ambiental y la deficiencias de nutrientes en la alimentación; son las principales causas de enfermedades en las uñas y; la onicoptosis es una de ellas. La cual afecta sensiblemente las funciones propias de la uña y la estética personal.

Cuidados y recomendaciones para la onicoptosis

Cuidados contra la onicoptosis

Entre los cuidados y recomendaciones a tener presente para evitar la onicoptosis, se citan:

  • Si eres deportista, evita los traumatismos cortando y limando las uñas con frecuencia, evitando el roce con el zapato;
  • Evitar zapatos apretados en la puntera y usar medias que absorban la humedad y evitan los hongos;
  • No está recomendado, en caso de onicoptosis colocar uñas postizas o maquillarse las uñas. Esto puede causar efectos colaterales, como infecciones o hemorragias, entre otras lesiones;
  • Ingerir alimentos ricos en ácidos grasos, vitaminas y minerales. Especialmente vitaminas A, B8 (Biotina), D y E, calcio, zinc y Omega 3;
  • Realizar periódicamente sesiones de manicure y pedicure, para mantener las uñas en buen estado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *