Mujeres “necesitan” cambiar cosméticos

Mujeres requieren educarse para resguardar la salud seleccionando productos para el cuidado personal, teniendo presente cuando compran cosméticos, productos de limpieza corporal o protectores solares, detallar el etiquetado y de ser necesario cambiar a cosméticos que no contengan químicos disruptores, como ftalatos, parabenos y triclosán que puedan afectar de forma negativa su salud y la de sus hijas. Una investigación reciente en la Universidad de Berkeley, California muestra que los  químicos  citados, tienen un efecto altamente dañino a nivel endocrino.

¿Qué son los ftalatos, parabenos  y el tricósan y por qué son dañinos?

Toxicidad en cosméticos para mujeres

Revisando las etiquetas para detallar contenido de los champús, cremas, jabones y especialmente cosméticos podemos ver lo recurrente que aparecen los ftalatos, parabenos y tricosán como elementos de las formulas.

La investigación mencionada de la Universidad de Berkeley en California, muestra que haciendo cambios dentro del uso cosmético podemos bajar las concentraciones de estos productos en nuestra orina, que actúan como disruptores endocrinos.

Esta acción tóxica recae fuertemente en las mujeres por ser las mayores consumidoras de cosméticos  y productos de aseo personal, aunque los hombres tampoco quedan exentos.

Los ftalatos, son hidrocarburos aromáticos que se usan para suavizar y flexibilizar los plásticos que usamos en el hogar o la industria, especialmente los PVC. En la parte cosmética, se usa en pintura de uñas, aerosoles y perfumes. Según estudios existen cuatro ftalatos especialmente riesgosos, DIDP, DINP, DEHP y DBP.

Estudios prueban que el DBP y DEHP son disruptores hormonales llevando a producir alteraciones en el aparato reproductor y sus funciones, por lo que se consideran tóxicos y no deben usarse para elaborar fórmulas  cosméticas.

Parabenos(éster de para-hidroxibenzoico), utilizados como conservantes en dentífricos, desodorantes, maquillaje, tónicos, cremas, pintura de uñas y cosméticos para bebés,  suelen verse en las formulas cosméticas con los nombres: Benzoato de sodio, el Sodium (y Ammonium) Laureate Sulphate.

Se ha probado científicamente que estos compuestos afectan el sistema endocrino y llegar a producir infertilidad. En el hombre se asocia a la baja producción de espermatozoides y en la  mujer alteración del ciclo hormonal.

Tricosán, se utiliza esencialmente como antibacterial, en jabones, champús, pasta y enjuague bucal y maquillaje, entre otros. Se ha probado científicamente su daño hacia el medio ambiente y fauna marina por su alto grado de toxicidad. También está asociado a problemas hormonales, obesidad, casos de dermatitis y con el cáncer.

El estudio de la Universidad de Berkeley, señala el riesgo especial hacia la población adolescente femenina, ya que se inicia su etapa de reproducción y están más expuestas que la mujer adulta por el mayor consumo cosmético durante esta edad.

Otro resultado del  estudio comentado, fue la baja considerable de metabolitos de ftalatos, parabenos y tricosán en la orina después de tres días de reemplazo por cosméticos libres de esos químicos.

De allí la reflexión- afirmación  de nuestro título, mujeres “necesitan” cambiar cosméticos, que nos lleva a un alerta con la presencia de estos químicos en productos para nuestro cuidado personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *