Metoclopramida, restituye tránsito intestinal e impide el vómito

Metoclopramida

La Metoclopramida es un efectivo  antiemético, que baja la sensación de náuseas, a nivel del cerebro y; relaja los músculos del estómago bajo.

Éste fármaco, es un antagonista de receptores de dopamina; sabiendo que la dopamina se encuentra en el tubo digestivo, produciendo efectos que bajan la motilidad grasrointestinal. En consecuencia, la Metoclopramida restaura el tránsito intestinal y; regula los esfínteres esofágicos, mejorando el funcionamiento normal del mismo. Esta indicado en casos de: infecciones gastrointestinales; reflujo gastroesofágico; tratamientos de quimioterapia y; en exámenes radiológicos o en intubación gastrointestinal, entre otros.  Es importante mencionar que, la metoclopramida, es efectivo para controlar el vómito, pero ciertas contraindicaciones y prevenciones aplican, particularmente en casos de  niños.

Acción farmacológica de la metoclopramida

La actuación de la metoclopramida tiene  efectos en gran parte del tracto digestivo superior; que favorece  el control del esfínter esofágico inferior, evitando el vómito  y; aumenta los espasmos o  contracciones estomacales y del intestino delgado, que ayuda al transito intestinal. Aunque, no tiene alcance  sobre el intestino grueso.

Control de sintomas del reflujo gastroesofágico

La metoclopramida, si se administra via oral su acción es  relativamente rápida; con una vida media  que va de 4 a 6 horas y su acción puede durar  entre 1 y 2 horas. Su forma de liberación, es esencialmente por la orina.

Entiéndase que el fármaco tiene atención  acción, básicamente para controlar los síntomas de diferentes enfermedades, como puede ser el reflujo gastroesofágico; pero la cura debe ser atendida con otros fármacos o procedimientos.

Indicaciones, contraindicaciones y efectos adversos de la metocolopramida

Indicaciones

Existen una variedad de enfermedad y trastornos gastrointestinales, que cursan con uno o varios de estos síntomas: náuseas; vómitos y; estreñimiento o diarreas; tanto en niños como en adultos.

Así, puede que estos síntomas estén relacionados con: infecciones gastrointestinales; reflujo gastroesofágico; reacciones de alergias a medicamentos o alimentos; afectación de los nervios estomacales (gastroparesia), dificultando el trabajo muscular del estómago o; por efecto de radiaciones o quimioterapia.

También, pueden estar asociados con migrañas;  procesos de intubación intestinal (gastroscopia; endoscopia; colonoscopia, entre otros) y; pruebas radiológicas.

En atención al mecanismo de acción de la metoclopramida, como antiemético y procinético, se puede utilizar como coadyuvante, en  el tratamiento de las distintas afecciones mencionadas.

La metocopramida y el embarazo.

En atención a ciertos estudios realizados, se considera que la metoclopramida es un fármaco, relativamente seguro para controlar las náuseas y vomito del embarazo.

Contraindicaciones y efectos adversos

Si el cuadro de síntomas, van más allá de las náuseas, vómitos y trastornos gastrointestinales; la metoclopramida tiene contraindicaciones en los siguientes casos:

  • Sangrado gastrointestinal;
  • Tumor en la médula suprarrenal (Feocromocitoma)
  • Perforación u obstrucción en estomago o intestinos, por efecto mecánico;
  • Niños menores de un año;
  • Trastornos de epilepsia
  • Usar con precaución en: el embarazo; niños menores de 18 años y ancianos; antidepresivos de primera generación; hipertensos; Parkinson y personas con insuficiencia renal.

Efectos adversos

En general, los efectos secundarios o adversos del fármaco son provocados por interacción con los antipsicóticos;  somnolencia; perdida de fuerza; fatiga  y nerviosismo o intranquilidad.

En caso de la administración intravenosa, pueden presentarse posteriormente movimientos musculares repetitivos, tipo Parkinson; aun varias semanas después del tratamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *