Medrol para trastornos agudos dermatológicos, alérgicos y reumáticos

El Medrol, fármaco corticosteroide con propiedades inmunosopresoras y antiinflamatorias; cuyo principal ingrediente activo es la metilprednisona (4mg). Por lo cual tiene una variada y amplia cobertura para abordar diversos problemas de salud.  Entre ellos, trastornos agudos dermatológicos; alérgicos y reumáticos. Pudiendo mencionar algunos, dentro de esas categorías: Dermatitis exfoliativa y Seborreica; psoriasis severa; Asma bronquial; dermatitis por contacto y atópica; rinitis alergia e hipersensibilidad a  alguna droga. Respecto a las enfermedades reumáticas, coadyuva en casos de: Artritis reumatoidea, incluyendo la del tipo juvenil; bursitis aguda y espondilitis anquilosante; entre otras.

Medrol y su acción en procesos dermatológicos y alérgicos

Propiedades de la fórmula que benefician el sistema inmune

Las principales propiedades de la metilprednisona y en particular del Medrol, su marca comercial son de carácter antiinflamatorias;  antialérgicas e inmunosopresoras. Como un elemento del grupo de los corticoides, tiene propiedades muy semejantes con la prednisona y la dexametasona; usados en terapias de reemplazo de esteroides; para suplir deficiencias de lo que nuestro cuerpo produce de forma natural.

Recordemos que entre las funciones esenciales de las hormonas esteroides  están: controlar el metabolismo; la inflamación; junto a funciones inmunológicas, que ayudan a protegerse de enfermedades o ataques  por diversas causas hacia el organismo.

Por ello, el Medrol está indicado para abordar casos asociados con procesos dermatológicos y alérgicos, como: Distintos tipos de dermatitis (seborreica severa; exfoliativa, entre otras); psoriasis severa; cuadros de alergias fuertes, vinculados con asma bronquial; hipersensibilidad a medicamentos; rinitis estacional o perenne y dermatitis (atópica o por contacto).

Fármaco antialérgico y antiinflamatorio

Metilprednisona  coadyuvante de enfermedades de los huesos

¿Cómo interviene  para atender problemas reumáticos?

Las propiedades antiinflamatorias de la metilprednisona, son de las más poderosas; ya que no depende del tipo de inflamación, sea infecciosa; mecánica, física o del tipo inmune.  Por lo que a través de este medicamento, se evita la aparición de revelaciones espontaneas como el dolor; hinchazón; rubor  y el calor. Además de las manifestaciones que aparecen más tardíamente, como la formación de fibrina y la consecuente cicatrización.

En general, estos glucocorticoides  inducen  la activación de enzimas liberadas por los ácidos grasos; para que actúen sobre las prostaglandinas;  leucotrienos y el factor plaquetario, que intervienen dentro de cualquier  proceso inflamatorio.

La metilprednisona es usada como terapia a corto plazo, para el tratamiento de  trastornos agudos reumáticos, tales como: Osteoartritis postraumática; espondilitis aquilosante (afecta huesos y articulaciones); artritis reumatoidea, inclusive la del tipo juvenil y bursitis aguda; entre otras afecciones de este tipo.

Efectos adversos de la Metilprednisona

Así como la amplitud en cuanto a las aplicaciones que puede tener la metilprednisona,  también son muy diversos los posibles efectos secundarios o adeversos que pueden provocar. Como una simple referencia a estos, nombraremos algunos:

  • Sobre el Sistema Inmune (hipersensibilidad al fármaco);
  • Trastornos endocrinos(Obesidad Cushingoide e hipopituitarismo);
  • Metabólicos y nutricionales( Aumento de ácidos en los líquidos corporales; Retención de líquidos y de sodio);
  • Psiquiátricos/nerviosos (Trastorno afectivo; ansiedad; insomnio; delirio; manía; mareos; convulsiones y dolor de cabeza);
  • Gastrointestinales(Dolor abdominal; dispepsia; náuseas; distensión abdominal y pancreatitis) y;
  • Trastornos en la piel (Urticaria; acné; estrías y angioedema).

Importante:

Por los efectos colaterales de la metilprednisona, debe tenerse especial precaución para administrar este ingrediente activo en caso de embarazo y durante la lactancia; ya que estudios apuntan posibles deformaciones  del feto y retraso en su crecimiento.

– En general, todos los corticosteroides   se excretan por la leche materna, con efectos colaterales trasmisibles al bebé.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *