Los diferentes tipos de ojeras

Muchos expertos en el  tema afirman que justo después de que termina la adolescencia es cuando las ojeras pueden hacer su aparición y quedarse por siempre, en definitiva una condición bastante molesta que consiste básicamente en el cambio de la pigmentación de la piel bajo los ojos que se interpone con el hecho de tener una imagen saludable.

Los diferentes tipos de ojeras podemos reunirlos en tres grandes grupos para de este modo encontrar de manera sencilla el camino ideal hacia los medios para tratarlas.

Hoy en día existen tratamientos bastante seguros y rápidos para solucionar este problema, solo debes informarte sobre los profesionales de confianza que los realizan y pasar simplemente a olvidarte de ellas.

Las ojeras transitorias corresponden a la primer categoría, puedes identificarlas debido a que son pasajeras y una vez se corrige todo aquello que las causa como por ejemplo la falta de descanso, alguna enfermedad, sueño intranquilo o demasiado estrés simplemente desaparecen.

Podemos encontrarnos también con las ojeras crónicas que corresponden a detonantes de tipo genético u hereditario siendo mucho más complicadas de manejar ya que necesitan de tratamientos más complejos.

Por último están las ojeras por trastornos alimenticios que se presentan cuando existe un déficit de consumo de alimentos que procuran la oxigenación de la piel tales como las frutas, vegetales, algunos granos y por supuesto el agua.

El color de las ojeras es un tema diferente que se encuentra ligado a el color propio de la piel de la persona, siendo los dueños de una piel clara los más afectados.

Es por esto que si realmente nos proponemos hacer algo mucho más que camuflarlas debemos empezar por conocer esta información para así tener las herramientas propicias que nos permitan atacar este condición de raíz para sentirnos más cómodos con nuestro aspecto y sin nada que esconder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *