Litio y su aplicación en el trastorno bipolar

El Litio es un fármaco indicado como estabilizador del humor, aplicado especialmente en pacientes con trastorno bipolar. Pacientes de se deslizan entre la euforia exacerbada y la depresión profunda muy rápidamente, acentuando el amor propio cada vez. La posología del medicamento es esencialmente en forma oral, vía capsulas ingerido con las comidas sin masticar. Otra aplicación interesante, también psiquiátrica toca al paciente con conducta suicida.

La forma más utilizada de fármaco es el Carbonato de litio. El mismo tiene acción favorece ante los cambios de humor; imposibilidad de control de impulsos y trastornos que impliquen agresividad.

El litio y sus aplicaciones en psiquiatría

Trastorno bipolar

Tratamiento para el trastorno bipolar

El tratamiento con litio en pacientes de psiquiatría es de larga data, pero esencial como farmacoterapia. Ya desde 1949 se aplica este fármaco como coadyuvante frente a las recaídas de pacientes bipolares. También utilizado por esta especialidad para bajar niveles de depresión.

Esta droga es capaz de bloquear el aumento de sensibilidad frente a receptores de dopamina, colina y adrenalina. No afectando la penetración a receptores de neurotransmisores, contrario a la acción de los antidepresivos.

Resaltamos que en la actualidad, muchos médicos descartan el mismo como medicamento para aliviar los trastornos mentales de sus pacientes.

Importante: Este fármaco, al igual que la mayoría de los de uso psiquiátrico debe ser administrado bajo estricta indicación médica. Por lo que el post, se debe considerar sólo a manera de información para buscar ayuda médica oportuna.

El litio un protector ante la conducta suicida

Existen referentes científicos que demuestran la protección del litio en pacientes que refieren cambios sustanciales en el estado de ánimo.

Entre los que sobresalen: personas deprimidas; con trastorno bipolar y aquellas con trastornos esquizoafectivos. Además, puede usarse en los casos de esquizofrenia, utilizándolo como un potenciador de la acción antipsicótica de otros medicamentos.

Utilizado particularmente sobre las personas con conducta suicida, tales como autoaagresiones premeditadas, y que pueden conducir a un desenlace fatal. Generalmente para este tipo de comportamiento, el tratamiento con litio debe ser de larga duración, consiguiendo gran efectividad.

Efectos adversos del litio

Los efectos adversos más frecuentes son: intoxicación; daño renal e hipotiroidismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *