Jabón de glicerina: 3 beneficios para cuidar y embellecer tu piel

El Jabón de glicerina es un producto natural constituido principalmente por glicerina. Este es un jabón con PH neutro, se adapta perfectamente a la estructura natural de la piel; elimina las impurezas, sin ocasionar daños e irritación en la dermis. Además, cuenta con propiedades higroscópicas, que permiten mantener la piel hidratada y nutrida durante horas. Por otro lado, una de las mayores ventajas del jabón natural de glicerina; es que puede emplearse sin ningún problema, en la rutina de higiene habitual.  

Jabón de glicerina

Principales beneficios del Jabón de glicerina

En el mundo de la cosmética natural, el jabón de glicerina hidratante es muy utilizado para combatir afecciones de la piel. Sin embargo, a continuación, presentaremos algunos de los beneficios que recibe tu piel al utilizar este producto correctamente.

Hidrata la piel

Una de las propiedades más apremiantes de este jabón orgánico, es que esta elaborado a base de glicerina; una sustancia, que promueve la oxigenación necesaria para incrementar el desarrollo de nuevas células capilares. A su vez, brinda una hidratación constante, haciendo que la tez permanezca nutrida durante más tiempo.

Protege la piel sensible

Ciertamente, una de las mayores bondades del Jabón de glicerina es que no irritan, ni crea reacciones negativas en la dermis; por lo que, puede aplicarse en pieles sensibles, incluso en la de los bebes.  Asimismo, resulta ideal para tratar problemas dermatológicos, como los eccemas o la psoriasis.

Alivia los problemas de eccema y la psoriasis

El jabón a base de glicerina, es considerado excelente para la piel; pues, atrae la humedad y: por lo tanto, ayuda a mantener la piel bella y saludable.

Generalmente, las distintas presentaciones de este producto, no contiene agentes químicos agresivos. Lo que representa, una gran opción para las personas con problemas de acné en la piel.

¿Cómo utilizar correctamente el jabón natural de glicerina?

Antes de aplicar el jabón en la piel, es recomendable humedecer la zona a trata con agua tibia. Frotar directamente la pastilla de jabón de glicerina hasta crear una espuma cremosa. Por último, es preciso lavar el área con abundante agua fría; de esta manera, los poros logran cerrarse y no queden expuestos a futuras infecciones. Asimismo, es muy importante no dejar restos del producto en la piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *