Innovación Cosmética: Aceite de insectos

Desde la Universidad de Wageningen en los Países bajos, una investigación innovadora que toca la Biología y la cosmética. Con su tesis doctoral, el investigador Daylan Tzompa Sosa sostiene que es posible extraer aceites de los insectos, entre los más solicitados estarían el Omega-3 y el ácido láurico. Éste último reconocido con propiedades bactericidas y que se usan para contrarrestar el acné y otras afecciones de la piel.

Actualmente se conoce de la utilización de los insectos como proteína para el uso humano y de los animales. En este proceso de la extracción de las proteínas, se extrae igualmente los aceites del insecto, lo cual es eliminado como desecho, lo que ha sido criticado por el científico entomólogo Tzompa Sosa.

Cosmética,  ¿aceite de insectos potente materia prima?

Omega- 3 y ácido láurico entre las necesidades humanas y animales

Entre los aportes que arroja la investigación mencionada están, el descubrimiento de que el aceite que contienen los insectos objeto de análisis, contienen elevadas dosis de ácidos grasos saturados e insaturados.

También señala el científico que respetando el ambiente, pueden extraerse de estos animales de la naturaleza mayores cantidades de aceites que por otra vía.

Los aceites que con mayor fuerza pide la industria alimenticia y cosmética son el omega-3 y el ácido láurico, pues se conoce del uso del omega-3 para la alimentación de los gatos, para los cuales es indispensable esta proteína; y en el hombre igualmente se conoce de los requerimientos de este tipo de ácido graso para mejorar su salud.

Por todas las propiedades potenciales que se están descubriendo en los insectos a través de estos aceites, el interés de la industria cosmética crece aceleradamente, especialmente por sus cualidades  bactericidas y cicatrizantes.

Los insectos que formaron parte de este estudio, y de los que se extrajo algún tipo de aceite, con diferentes texturas y olores, fueron: gusanos de los alimentos, larvas de escarabajos, grillos, saltamontes, cucarachas y la mosca soldado, de la que mucho se está hablando por sus bondades en varias áreas.

Esta investigación está en proceso y uno de las etapas por cumplir, es el análisis de las diferentes muestras de aceites de cada insecto para determinar propiedades y riesgos que cada uno de ellos contiene en su esencia.

Una vez concluida esta tesis doctoral, ya veremos como la cosmética absorbe esta innovación como materia prima para el cuidado y embellecimiento del rostro y del cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *