Identifican unidad de ADN protectora solar, relacionado con melanoma

Nuevo descubrimiento  de científicos  de la Universidad del Sur de California(USC) de los EEUU, donde se identifica unidad de ADN protectora solar y que está asociada a casos de melanoma o cáncer de piel y ojos.  El gen que recién descubren estos científicos tiene el  efecto de resistencia desde nuestro cuerpo  frente a los rayos UV, hecho importante pues el cáncer de piel es la mayor causa de cáncer en los Estados Unidos y el más agresivo entre todos los tipos que existen, ya que se  reportan  más de 10 mil casos de melanoma anual.

Identifican unidad de ADN protectora solar

La proyección de este estudio pudiese servir de gran aporte para el tratamiento del melanoma, si  se logra explicar cómo se efectúa la autoregeneración celular, luego del deterioro ocasionado por los rayos ultravioleta (UV), lo que les indicaría el camino para elaborar nuevos medicamentos para revertir efectos bien definidos y devolver las células a su estado normal, así lo refiere uno de los autores del estudio, Chengyu Liang.

Experiencia que lleva a detectar unidad de ADN protectora solar y su relación con el melanoma

Gen mutado o defectuoso implica mayor riesgo frente a los rayos UV.

El desarrollo del estudio que dio el aporte sobre unidad de ADN protectora solar se llevó a cabo en la Escuela de Medicina Keck de la USC, realizada en una muestra de 340 pacientes diagnosticados con Melanoma y que participan en la realización del Atlas del Genoma del Cáncer, con grupos experimentales y de control, diferenciados con células de melanoma, portadoras del gen  en piel y ojos.

El estudio mostró que los pacientes con melanoma, con células contentivas de esta unidad de ADN protectora solar, que son mutantes o copias, tienen menos defensa frente a los rayos UV; lo que es de gran interés médico-científico ya que el 90% de los casos de este tipo de Cáncer se desarrollan debido a los altos niveles de exposición solar.

En la experiencia,  se comprobó que después de un lapso mayor a 24h las células portadoras de esta unidad de ADN normal que se identifica como protectora solar, había recuperado la mitad de las lesiones provocadas por los rayos UV del paciente, considerándose así este gen como un inhibidor de los tumores producidos por los rayos ultravioleta.

En contraste el efecto sobre las células que tenían la unidad de ADN mutada o copiada, sólo recuperaron menos de un 20% de las lesiones provocadas por los rayos UV. Lo que implica que las personas que tienen estas unidades de ADN protectoras solares, defectuosas o de poca calidad son más propensas a desarrollar cáncer de piel o de ojo, ya que su protección ante los rayos UV es mínima o deficiente, y en consecuencia su tasa de supervivencia es mucho menor que el resto.

En esta misma dirección, se espera avanzar aplicando el estudio sobre personas que no padezcan de melanoma en piel u ojos, para comparar resultados y profundizar en el tema de la prevención y protección de la piel y los ojos  frente a los rayos UV.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *