Hypericum perforatum ¿propiedades y usos?

Hypericum perforatum Hypericum perforatum, hierba de San Juan o artemisa, tiene uso externo o interno, particularmente homeopático para diferentes dolencias. Debido a sus propiedades curativas es utilizada desde la antigüedad por diferentes culturas. En especial, usado en la cultura china para aplicar la terapia de la moxibustión; para tratar el dolor o posicionar el bebé para el momento del parto. Podemos mencionar algunas propiedades del Hypericum perforatum: antidepresivo; relajante suave; antisépticas y cicatrizantes; analgésico y calmante de dolores de muela o de espalda, músculos y articulaciones, entre otras.

Detallaremos el uso homeopático del Hypericum perforatum, en tres direcciones: – Cuidado y regeneración de la piel, aspecto dermatológico;

– Tratamiento de enfermedades mentales y;

– Tratamiento asociado a los huesos, músculos y articulaciones (traumatología).

Hypericum perforatum y sus propiedades para tratar problemas de la piel

Entre las bondades del hypericum perforatum están las asociadas a la fotosensibilidad de la piel. Protege de los rayos solares por lo que se considera una planta anticancerígena y antioxidante. Además es antiinflamatoria, emoliente, antiséptica y cicatrizante; por lo que se usa en casos de herpes u otras afecciones de la piel. Estas mismas propiedades, le confieren poder curativo sobre heridas superficiales y quemaduras leves.

Para las aplicaciones cutáneas, generalmente se usa el Hypericum perforatum de forma tópica o en forma de cataplasmas. Basta empapar una gasa o pañuelo con una infusión de la planta y colocar en la parte afectada o; en forma de lavado externo.

Infusión: Hervir un litro de agua con 30 gramos de artemisa o Hypericum perforatum por 10 minutos; apagar y dejar reposar.

¿Cómo pueden tratarse enfermedades mentales con Hypericum perforatum?

Hypericum perforatum como antidepresivo

Antidepresivo y anticonvulsivo de alta efectividad

Si necesitas tratar problemas mentales como: depresión, estrés, duelo o tristeza; convulsiones o epilepsia, entre otros, esta planta es efectiva. Para ello lo mejor es tomarse en forma de infusión, para aprovechar las propiedades antidepresivas, relajantes y anticonvulsivas del té.

Para la epilepsia: Tomar un té caliente con Hypericum perforatum; apenas se sientan los malestares previos o mareos y recostarse un rato.

Para la depresión: Preparar una infusión o té con una taza de agua hirviendo, 1 cucharadita o 5 gramos de Hypericum perforatum. Agregar 5 flores de Espino Albar; tapar y dejar reposar por 5 minutos. Tomar 2 veces x día (mañana y noche), opcionalmente puedes endulzar con miel de abejas.

Algunos usos de la artemisa para tratar afecciones traumatológicas

La artemisa para tratar el dolor

Propiedades analgésicas, calmantes, antiinflamatorias y tónicas del Hypericum perforatum

Esta planta está compuesta por gran cantidad de aceites esenciales que contienen entre otros elementos: resinas, mucílagos, taninos; adenina y colina; además de vitaminas A, B y C. Lo que lleva a estimular positivamente el sistema inmune para responder ante el dolor y detener diferentes dolencias y; favorece el restablecimiento normal de la circulación sanguínea.

Por lo que desde el punto de vista traumatológico, el Hypericum perforatum ofrece propiedades analgésicas, calmantes, antiinflamatorias y tónicas. Puede aplicarse para tratar: dolores lumbares y de espalda; rigidez en el cuello; problemas de artritis reumatoide, entre otras.

Una de las aplicaciones con mayor beneficio, de carácter analgésico-relajante para este tipo de afecciones, es la moxibustión; aplicada con puros o tabacos de artemisa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *