Glibenclamida hipoglicemiante, en control de diabetes tipo II

Glibenclamida, un medicamento oral cuya acción provoca la disminución del nivel de glucosa, en sangre; en suero o en plasma sanguíneo; que son los encargados de transportar los nutrientes y el oxígeno a los diferentes órganos y músculos del cuerpo. Como mecanismo de acción, el fármaco se dirige hacia las células betas de origen pancreático y; merma la producción de glucosa en el hígado;  aumentando la respuesta de la insulina en los tejidos periféricos para regular el nivel de  glucosa en sangre. Así, se reconoce la glibenclamida como hipoglicemiante del grupo de las sulfonilureas; para el tratamiento de la diabetes tipo II; que no responde si  sólo se trata con dieta y ejercicios.

Glibenclamida

Glibenclamida y  la diabetes mellitus tipo II

Diabetes  tipo II,   tratamiento terapéutico

La diabetes mellitus tipo II,  es aquella que  se caracteriza por mantener los niveles de glucosa altos en sangre; bien por resistencia a la insulina o bien por deficiencias en la producción de insulina.

Alteraciones que muchas veces pueden controlarse siguiendo un régimen alimenticio o dieta adecuada; con algunas restricciones y; complementada con una rutina de ejercicios frecuentes, favorecen la producción de insulina; para regularizar el metabolismo de la glucosa, que se requiere para  proporcionar energía a los músculos y órganos  que permitan funcionar correctamente.

Pero,  no siempre estos dos elementos (dieta + ejercicios),  son suficientes y; hace falta complementar con algún tipo de fármaco o con la administración de insulina; como tratamiento continuo para mantener el cuerpo en equilibrio, con los niveles de glucosa adecuados.

Glibenclamida como  tratamiento para la diabetes- Controles

Entre los fármacos utilizados para controlar ciertas complicaciones de este tipo de  diabetes, está la glibenclamida. Ésta, para los casos donde el control con dieta; ejercicio y disminución de peso; no es suficiente para sobrellevar la enfermedad; requiriendo tratamientos alternativos.

También, la glibenclamida se utiliza como coadyuvante en pacientes insulino-dependientes; debido a su mecanismo de acción.

Controles frecuentes para diabéticos

Siendo importante subrayar que en estos casos, donde se utiliza algún tipo de fármacos se hace necesario, mantener controles frecuentes de:

Presión arterial;

– Perfil lipídico (triglicéridos y colesterol);

Glucosa en sangre, que debe estar entre 80-130mg/dl antes de las comidas (prepandrial) y;  menor de 180mg/dl después de las comidas (propandial);

Prueba del A1C, que mide el promedio de glucosa, durante el último trimestre; indicando que tan efectivo ha sido el tratamiento utilizado durante ese tiempo. Ésta prueba mide la cantidad de hemoglobina glucosilada en la muestra sanguínea.

Estos controles permiten de ser necesario, controlar y ajustar la dosis del fármaco utilizado, en este caso de la glibenclamida.

Además, el control de diabéticos debe incluir: exámenes renales, control de albumina; revisión de los pies (callos; ulceraciones o infecciones) y; consulta con el oftalmólogo por lo menos cada 3 meses.

Precauciones y Contraindicaciones

Antes de  iniciar el tratamiento con glibenclamida, tener presente las siguientes precauciones:

  • Hacer exámenes de sangre regularmente, para evaluar niveles de glucemia (hipoglucemia o hiperglucemia);
  • Ser constante con el tratamiento y acompañarlo con la dieta respectiva;
  • Personas con mayor riesgo de hipoglucemia: ancianos; desnutridos; no comer a la hora; hipotiroidismo; dosis altas del fármaco, entre otros.

En casos leves de hipoglucemia, basta ingerir carbohidratos para controlar la baja de energía; si fuese recurrente; consulte a su médico. Y en casos graves, se recomienda inmediata hospitalización.

Contraindicaciones

No se debe utilizar el fármaco en caso de:

  • Hipersensibilidad a la fórmula, glibenclamida u otras sulfonilureas y; sulfonamidas;
  • Diabetes tipo I;
  • Embarazo y mujeres lactantes;
  • Coma diabético;
  • Insuficiencia Renal o Hepática y;
  • Pacientes hiperglucémicos, sometidos a cirugía; con infecciones fuertes o traumatismos severos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *