Furosemida diurético de acción cardíaca y pulmonar

La Furosemida  es conocida como un diurético del asa de Henle (riñón); el cual evita el transporte simultaneo de sodio, cloro y potasio, accionando a nivel de la médula renal. Es un fármaco que aumenta considerablemente la cantidad de orina a eliminar,  por lo que favorece acompañar en tratamiento de enfermedades, que se caracterizan por la acumulación de líquido, como: hipertensión arterial; glomérulonefritis(riñón); enfermedades nutricionales con déficit de proteínas, insuficiencia renal o cardíaca, entre otros. Además, está asociado con casos de dopaje deportivo, pues tiene un efecto potenciador de la respiración, por sus propiedades broncodilatadoras; también, como vasodilatador, aumenta el rendimiento cardiovascular y; por lo tanto el desempeño del deportista.  

Furosamida

Mecanismo de acción y administración de la Furosemida 

Mecanismo dual: sobre  función pulmonar y cardíaca

El mecanismo de acción de la Furosemida tiene varias vertientes; por un lado actúa sobre la respiración, como resultado de la inhibición de sustancias como la prostaglandinas y prostaciclinas; que afectan la presión sanguínea  e; inducen mayor circulación de oxígeno en los alveolos, que repercute positivamente  como broncodilatador, sobre la función pulmonar, mejorando la respiración.

Por otro lado,  está la acción de la furosemida sobre el músculo cardíaco; bajando la cantidad de sangre que entra al corazón y aumentando el flujo saliente.

Estas acciones convierten al fármaco en un efectivo vasodilatador y; por ende, aumenta la capacidad cardiovascular del quien lo usa.

Tanto, el beneficio sobre la  función pulmonar  como cardíaca  convierte a la furosamida en un fármaco vetado, dentro de los deportes; asociado con el dopaje deportivo.

Además, es un diurético que tiende a encubrir  el uso de drogas no permitidas, cuando se trata de valorar la actuación del atleta o deportista en competencias. Por lo demás, no tiene mayores efectos negativos sobre la persona.

Forma de administración

La Furosamida, tiene presentación oral y parenteral.  Para administrar dosis orales, se sugiere tener el estómago vacío; usar mucho líquido y tragar las tabletas sin masticar.

Mientras que, la administración parenteral puede darse de forma intramuscular (IM), siempre la oral o venosa este descartada.  La inyección intravenosa (IV)  de  Furosemida debe ser de forma lenta, especialmente si  se  trata de pacientes con problemas de insuficiencia renal severa.

Contraindicaciones que alertan el uso de la fórmula

No usar Furosemida en personas con encefalopatía hepática

Destaca como contraindicación para administrar Furosemida, casos de fuerte sensibilidad al ingrediente activo o a las sulfonamidas. Igualmente, no debe administrar en personas que sufren de encefalopatía hepática; deshidratación; insuficiencia renal con anuria; con bajos niveles de sodio o potasio. Tampoco, durante la lactancia.

IMPORTANTE: Aunque puede ser inocuo para los deportistas, la furosemida está entre las sustancias diuréticas vetadas; por su capacidad para ocultar otras drogas, que entran en la lista de fármacos prohibidos por la Agencia Mundial antidopaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *