Exfoliante casero para diferentes tipos de piel

Exfoliante casero de avenaJunto al beneficio que pueden tener productos naturales o caseros, queda la satisfacción de preparar nuestro propio exfoliante casero. ¡Así que mujeres anímense! Aprovecha los consejos y recetas que aquí te mostraremos para lucir y disfrutar de una preparación hecha en casa para ti. Hemos seleccionado 5 elementos de los más populares como base para mostrarte recetas sencillas. Puedes preparar un exfoliante casero para cuerpo o rostro, utilizando: azúcar morena, miel, limón; avena y leche. Estas recetas nos servirán para tratar piles grasosas o diferentes tipos de piel y recuperar zonas difíciles como codos y rodillas.

Exfoliante casero corporal-Azúcar morena y miel

Exfoliante casero de azúcar morena

Tratamiento especial para mantener codos y rodillas

Con mi experiencia y la herencia práctica de mi abuela, la primera recomendación va hacia la azúcar morena. Es un exfoliante casero excelente que elimina células muertas y ayuda a regenerar rápidamente los tejidos. Especial para hacer una limpieza profunda de la epidermis, desasiéndose de gérmenes, grasa e impurezas de los poros.

La acción de la azúcar morena evita la aparición de brotes de acné, hidratando la piel y evitando la resequedad. Este tipo de azúcar contiene ácido glicólico, con propiedades antibacterianas y limpiadoras de la piel. Es más suave que el azúcar blanco por lo que al contacto con la piel es menos erosivo e ideal hasta para pieles sensibles.

Veamos como lograr el máximo provecho con un exfoliante casero corporal a base de azúcar morena. El acompañante ideal es la miel de abeja, que es igualmente un exfoliante suave, con muchos beneficios para la piel, dejándola suave y revitalizada. Es hidratante y con propiedades antiedad de acción inmediata, reflejando una piel flexible y elástica.

Para el tratamiento especial de codos y rodillas, agregando el jugo de 1 limón ayudará a exfoliar y actuar como blanqueador.

Ingredientes y forma de aplicación

Ingredientes: 2 tazas de Azúcar morena y ¼ de taza de miel. Dependiendo del tipo de piel puedes incorporar de forma opcional para pieles grasosas el jugo de 1 limón o para pieles más secas o mixtas, ½ taza de aceite de oliva.

Forma de aplicación: Aplicar la mezcla con los 2 o 3 ingredientes en todo el cuerpo, masajeando ligeramente en zonas más ásperas. Dejar actuar unos 10 o 15 minutos; retirar con agua tibia y enjuague con agua fresca. Una vez seca la piel puedes humectar con tu crema favorita. Se recomienda hacer la exfoliación 1 o 2 veces por semana.

Importante: Siempre cuidando si tienes la piel seca, no excederse en la frecuencia con que haces la exfoliación, puedes hacerla cada quince días.

Exfoliante casero de avena para el rostro

Una receta para cada tipo de piel

Con sólo 2 o 3 ingredientes fáciles de encontrar, resuelves un exfoliante casero facial que puede hacer rápidamente. Según tus necesidades lo puedes hacer para exfoliar la piel grasosa, propensa al acné; la piel seca; normal o para cualquier tipo de piel. Entre las recetas más populares, tienen la avena como exfoliante. Por lo que presentemos varias recetas con ese producto natural, según sea tu tipo de piel:

Piel Grasosa- Receta con avena y limón

Para este exfoliante, basta utilizar una envase agregando 1 taza de avena y ½ cucharadita de limón, mezclar y listo.

Piel con Acné- Receta con avena y miel

Incorporar a la avena, como complemento ¼ de taza de miel de abejas, con propiedades suavizantes, antibacterianas, analgésicas y antisépticas.

Piel Seca- Receta con avena y leche

Esta receta la puedes elaborar usando ½ taza de avena y 2 cucharadas de leche. Donde los nutrientes y minerales de la leche humectan y alimentan tu piel dejándola como nueva muy sedosa.

Para Todo tipo de piel- Receta con avena, Yogurt y miel

Esta última receta es muy práctica y funcional pues vale para cualquier tipo de piel. Mezcla 1 taza de avena + ½ taza de Yogurt y 2 cucharadas de miel. Una combinación perfecta para eliminar cualquier impureza y activar las nuevas células.

Modo de aplicación

Cualquiera sea la receta con avena, basta aplicar sobre la piel con suaves masajes circulares en el rostro. En la zona de la frente aplicar con movimientos horizontales de adentro hacia afuera y en el cuello de abajo hacia arriba. Dejar actuar durante 15 minutos retirar con agua tibia y enjuague con abundante agua fresca.

Te invitamos a dejarnos impresiones con tu experiencia de alguna de estas populares y sencillas recetas como exfoliante casero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *