Epicondilitis causas, síntomas y tratamiento

Epicondilitis

La epicondilitis es un proceso inflamatorio, que involucra la mano, antebrazo y el codo.

Aunque suele reconocerse como el codo de tenista; no es la única causa, ni el único oficio que potencia para que ella aparezca. Igualmente suele presentarse, en personas que desempeñan  oficios que involucran levantar peso o movimientos repetitivos de agarre con la mano.  Aunque en casos se le quiere tratar como una bursitis, lo más acertado es verlo como micro roturas  en la base de los músculos extensores del antebrazo. Se reconoce por la aparición repentina de dolor o hipersensibilidad a nivel del codo (epicondrio). Donde, los  casos graves, pueden tratarse con cirugía, pero generalmente basta descanso; aplicar antiinflamatorios y; de forma complementaria fisioterapia, hieloterapia, entre otras.

Causas y síntomas de la epicondilitis

Algunas causas son las practicas deportivas que implican sobreuso de brazos o algunos movimientos repetitivos

Síntomas de la epicondilitis

La causa de fondo para  el trastorno oseomuscular, conocido como epicondilitis es el abuso en el movimiento que involucra los músculos extensores que nacen en el codo (epicondrio),  atraviesan el antebrazo y; llegan a la muñeca, finalizando en los dedos.

El sobreuso de estos músculos, causa microdesgarre muscular provocando lo que en termino médico se conoce como “hiperplasia angiofibroblástica”.

Entre las razones que pueden detonar este tipo de molestia están:

  • Práctica deportiva, donde se requiera el sobreuso de los brazos, por ejemplo tenis o pesas;
  • Ejecutar tareas que involucren esfuerzos reiterados, tales como: técnicos computistas; secretarias; jardineros y obreros de planta;
  • Usar maquinaria vibradoras o levantar mucho peso;
  • Otras: Inflamaciones crónicas; fractura o luxación en el codo.

La epicondilitis se evidencia a través de síntomas como el dolor y la hipersensibilidad en la parte lateral del codo. Al inicio este síntoma aparece eventualmente o con ciertos movimientos; pero puede llegar a presentarse estando en reposo.

Ocasionalmente, el dolor  o sensibilidad provocada por la epicondilitis, puede hasta llegar a mermar la funcionalidad, en torno al agarre de objetos o flexión del codo. Ya que el dolor puede acentuarse al efectuar algún tipo de resistencia o rotación con el codo. Mientras que en el caso del tenista el dolor puede irradiarse hasta el área de la muñeca.

Tratamiento

El tratamiento para la epicondilitis, es  a base de fármacos antiinflamatorios no esteroideos en casos poco graves; acompañado de terapias completarías o infiltraciones en el codo; que ayuden en la desinflamación y fortalecimiento de músculos y ligaduras.

Si la situación es grave o recurrente, puede ameritar llegar al quirófano, y posteriormente hacer terapia de rehabilitación.

Terapias complementarias

Terapias alternativas para la inflamacion

En el caso de esta afectación, el uso de terapias puede mejorar  el problema muscular, des de tres direcciones: Bajar la inflamación y el dolor;  proteger la musculatura y favorecer el fortalecimiento  de tendones y músculos.

Entre las terapias complementarias o alternativas para tratar la epicondilitis están:

  • Hieloterapia o Crioterapia, donde se usa el hielo como elemento que actúa como analgésico y antiinflamatorio;
  • Fisioterapia, esta direccionado a mejor la funcionalidad, fortaleciendo los músculos y tendones afectados;
  • Laser, cicatrizar los tendones afectados y ayudar en la desinflamación
  • Codera de frio y compresión; favorece la desinflamación y ayuda a curar la articulación dañada.
  • Infiltraciones de cortisona, para calmar el dolor y la sensibilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *