Por qué se entumen las manos

Las manos entumecidas se caracterizan por una sensación de adormecimiento o falta de sensibilidad en manos o dedos. Las causas que inducen a que se entumen las manos son diversas. Está relacionado con deterioro, lesión o aplastamiento de un nervio o nervios que pasan por la muñeca o el brazo. Puede darse en una o ambas manos y suele acompañarse con síntomas, como sensación de púas, hormigueo o ardor intenso. Los síntomas de entumecimiento, puede ocasionar que dedos, manos y brazos se debiliten e impida sus movimientos normales.

Causas que llevan a que se entumen las manos

Por qué se entumen las manos

Diabetes una causa de adormecimiento en manos y pies

Si es un efecto recurrente, antes de asumir diagnóstico sobre las causas de este síntoma, debe consultar a un especialista. Existen enfermedades que pueden lesionar o deteriorar la función de los nervios periféricos vinculados a las manos. Entre ellas, la más frecuente es la diabetes; suele empezar por pies, extenderse hacia las manos junto al dolor neuropático.

El que se entumen las manos también puede deberse a complicaciones cerebrales y de la médula espinal. Muy escasamente, se relaciona con alteraciones graves o mortales, como puede ser un ACV o algún tumor.

Se recomienda en estos casos que el médico tratante haga la evaluación e indique exámenes médicos pertinentes para llegar a un diagnóstico certero.

Otras causas son: Alcoholismo; Síndrome del túnel carpiano; Síndrome de Guillain-Barré; espondilólisis cervical; Esclerosis múltiple; efecto de la quimioterapia; VIH/SIDA, entre muchos otros.

Es frecuente que durante el embarazo también se adormezcan las manos. Esto se debe a la acumulación de líquido propios de la última fase del embarazo y que puede detonar problemas del túnel carpiano.

Qué hacer para reactivar los movimientos, si se entumen las manos temporalmente

Tres consejos prácticos y sencillos, si se entumen las manos por efecto del Síndrome del Túnel Carpiano:

Entumecimiento de las manos

1-Cambiar la posición que actuó como detonante del entumecimiento, y relajar las manos y brazos.

2- Reposo de los movimientos finos de la mano, que requieren un mayor precisión y esfuerzo del nervio mediano ubicado sobre el antebrazo distal.

3- Utilizar muñequeras o férulas, para obligar al reposo y el consecuente descanso de las manos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *