Ejercitarse, terapia que activa la memoria

Muchas terapias pueden vincularse a la acción memorística, entre ellas la asociación; pero estudios recientes han demostrado que es posible activar la memoria para el aprendizaje, si varias horas después del estudio se realizan ejercicios físicos por un lapso determinado. Desde la prestigiosa Universidad Radboud en los Países Bajos, se da una explicación científica del estudio y a este novedoso resultado vinculándolo con el aumento de catecolaminas que ocurre durante los entrenamientos.

El ejercicio fisico para mejorar la memoria

Catecolaminas y su función en el organismo

Las catecolaminas son sustancias neurotransmisores, entre ellas las dopaminas que se producen en el cerebro; la adrenalina  y noradrenalina que se producen en las glándulas suprarenales y  en las terminaciones nerviosas y que también actúan como aminohormonas, que se forman a partir de la tirosina.

Estas sustancias neurotransmisores están asociados con cambios fisiológicos que preparan el cuerpo para diferentes ejercicios físicos, entre ellos la carrera, natación,  ciclismo y cualquier entrenamiento físico.

Estudio sobre la acción del ejercicio para retención de la memoria

Aprendizaje, memoria y catecolaminas

Ejercitarse terapia para la memoria

El estudio citado previamente realizado por científicos de la Universidad de Radboud y publicado en la Revista Current Biology concluye que es posible  mejorar sustancialmente la memoria para  optimizar el refuerzo del aprendizaje, valiéndose de los ejercicios físicos.

La experiencia realizada por el Dr. Guillén Fernández y un grupo de médicos del Instituto Donders en el Centro Médico de la citada Universidad, consistió en la evaluación de la memoria a largo plazo, trabajando diferentes etapas de la misma, en una muestra de 72 participantes y con una rutina de ejercicios de entrenamiento por 35 minutos en bicicleta, 4 horas después de realizada una sesión de aprendizaje a través de asociaciones con 90 imágenes relacionadas con su ubicación.

Se distinguieron tres grupos de forma aleatoria: uno, que hizo ejercicios de inmediato después de la sesión de aprendizaje; otro, que realizó ejercicios físicos después de 4 horas y el tercer grupo, que no realizó ejercicio físico alguno.

Después de 2 días de realizado el entrenamiento, se convocó a la muestra para probar que tanto recordaban, registrando simultáneamente imágenes de su cerebro a través de una resonancia magnética.

Resultados y proyección del estudio

  • El grupo que mejor consolido la memoria de largo plazo fue el segundo grupo, el que realizo ejercicios 4h después de la sesión de aprendizaje.
  • La resonancia magnética también ratifica lo anterior, se observaron registros más precisos de la consolidación de la memoria en el hipocampo, cuando las personas del segundo grupo respondía; en comparación con los otros dos grupos.
  • Como conclusión: El ejercicio físico programado, puede optimizar la memoria a largo plazo para el aprendizaje, resultado que puede favorecer línea de acción de escuelas y hospitales como terapia para fomentar el aprendizaje con la práctica deportiva.

Aunque no está aún aclarada por qué esta acción del ejercicio tardío sobre la memoria a largo plazo y su consolidación en el hipocampo, estudios previos apuntan hacia las catecolaminas como las responsables no solo de la preparación del cuerpo para el ejercicio, sino de incrementar el potencial memorístico para el aprendizaje; por lo que los científicos siguen trabajando esta línea de investigación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *