¿Dónde llega la inteligencia cosmética?

Muchos estudios recientes están en la dimensión de la inteligencia cosmética dirigida resolver problemas nada fáciles como puede ser sacar conclusiones atendiendo a los datos aportados por la piel de una persona,  entre ellos los de orden genético o ambiental que son determinantes en la conformación de cada piel. El post pretende marcar algunos linderos en torno a los avances sobre el tema.

¿Qué es la inteligencia cosmética?

Muchas empresas del ramo cosmético llevan a involucrar la inteligencia artificial con la cosmética, que identificaremos bajo el concepto de inteligencia cosmética, están orientados en el hecho que cada persona y por ende la piel de esa persona tiene una configuración genética ambiental única, determinada por sus genes  y el entorno donde vive y bajo el abrigo de las nuevas formas de entender el conocimiento buscar los patrones que la identifican.

Actuación de la Inteligencia cosmética

Varias ciencias aportando a un sólo objetivo, la cosmética

Se está  utilizando la Biología molecular, la Biología de Sistemas y algoritmos matemáticas para resolver problemas complejos como evaluar tu tipo de piel y ubicar las proteínas que ella requiere según tu entorno y tu genética, para determinar el metabolismo de esas proteínas e indicarte los nutrientes necesarios y la cantidad requerida para resolver el déficit de cada persona.

Para lo cual se hace uso del concepto de redes neuronales, un término muy técnico pero que es responsable de extraer la información escondida, en los sistemas complejos que aporta cada individuo y su fenotipo. Por lo que las redes neuronales reciben y procesan información dentro de un sistema biológico.

Otro concepto relacionado con este tema, es la biotecnología, que se encarga del tratamiento de microorganismos, células y moléculas con un fin industrial, donde se requiere estudiar su biología, microbiología, química, bioquímica, toxicología, e inmunología para elaborar productos de nueva generación.

Esto significa que la biotecnología seria la mano derecha de la inteligencia cosmética pues ayuda no solo a tomar decisiones sino a aplicar la solución más idónea a un problema cosmético.

En resumen, la inteligencia cosmética permite reconocer las necesidades de cada persona, y adecuar cada producto (logrado bajo biotecnología) a esas necesidades, indicando la dosis necesaria para compensar y devolver la salud a la piel, sin que se incurra en excesos que tapen  e inhiban la respiración de la piel.

Actualmente empresas farmacéuticas y cosméticas hacen uso de nuevos adelantos tecnológicos para garantizar que los tratamientos faciales y corporales sean lo más personalizados posibles.

Desde Limpieza Facial, te invitamos a dejar tus comentarios entorno a esta temática que pudiese verse como alejada de la realidad, pero que cada día se acerca más a lo que experimentamos en un mundo inmerso de máquinas, drones o robots que facilitan nuestro desempeño y aportan a nuestra salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *