Difenidol y control de síntomas en trastornos auditivos

Difenidol

El difenidol tiene propiedades antivertiginosas y  antieméticas, que actúan como control de síntomas de  los vértigos periféricos; pero no está asociado con los antihistamínicos.

Está indicado el difenidol como tratamiento para controlar trastornos auditivos  o afecciones asociados con vértigos; mareos, náuseas o vómitos. Su venta es controlada, por lo que es indispensable el récipe médico; quien bajo revisión clínica determinará la posible alteración periférica del aparato vestibular, sea una otitis; un trauma; laberintitis o Síndrome de Menière que puede estar causando, desequilibrio o falta de control espacial; o cualquier otra causa relacionada con esos síntomas; que pueden ser del tipo: gastrointestinal; renal; hepático;  neoplásicos o terapia con radiaciones. Independientemente de los beneficios del fármaco;  más que ocultar los síntomas, se debe detectar y tratar la causa.

Difenidol y los trastornos vestibulares auditivos

Trastornos auditivos perifericos

Tratamiento de los síntomas y NO sobre las causas

Entre los trastornos auditivos a nivel medio o interno más frecuentes, se mencionan: la otitis media; traumas a nivel del vestíbulo; laberintitis y el Síndrome de Meniere; que con seguridad van a mostrar un cuadro de síntomas, que pueden cursar con nauseas; vértigos o desequilibrio, que pueden provocar hasta el desmayo. También, posiblemente aparezcan las ganas de vomitar.

Aunque una cosa son los síntomas del trastorno y otro muy distinto es la causa, que los provoca. Así, el difenidol por sus propiedades antivertiginosas y antieméticas pondrá control o disminuirá los síntomas citados. Por lo que se calificaría como un “calmante”, mientras se localiza el problema que lo origina.

Donde la pérdida temporal de la capacidad reguladora de sistema nervioso para accionar los mecanismos de equilibrio corporal, son inherente a cada individuo; así mismo las causas que lo inhabilitan.  Debemos entonces buscar las causas, generalmente asociadas con una irritación nerviosa; reconocerlas y tratarlas.

Otras enfermedades que pueden coadyuvar con el uso del Difenidol

Muchas otras enfermedades o trastornos NO auditivos, cursan con vértigos; nauseas, mareos, o vómito; mencionaremos sólo algunas donde el Difenidol puede actuar como coadyuvante de su tratamiento.

Entre ellas:

  • Estrés o falta de sueño;
  • Cálculos renales o en vesícula;
  • Trastornos gastrointestinales;
  • Trastornos menstruales;
  • Terapia con radiaciones o quimioterapia;
  • Diabetes, entre otros.

Dosificación en adultos y niños

Adultos (náuseas, mareos o vértigos):

Vía Oral (tabletas), Iniciar con 50 mg de Difenidol, en una primera dosis y; luego, tomar 1  tableta de 25-50 mg,  c/ 4 horas, mientras se presenten los síntomas. Eventualmente, se puede aumentar la dosis  a 2 tabletas; sin excederse de los 300 mg x día.

Vía intramuscular o intravenosa (Inyecciones): 1 o 2 ml, para abordar síntomas agudos. Continuar  con la misma dosis cada 4h, de ser necesario.

Niños (solo náuseas y vómitos): Para niños entre 22-45 Kg, tomar 1 comprimido de 25 mg  cada 4 horas.

Importante: NO está recomendado Difenidol durante el embarazo o la lactancia. Igualmente, no se debe administrar en niños con peso menor a los 22 kg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *