DEXAMETASONA ¿Qué usos tiene?- Precauciones

La dexametasona pertenece al grupo de los corticoides (hormona esteroidea); cuya acción es de larga duración y; de poder antiinflamatorio e inmunosupresor. También, tiene un uso profiláctico para evitar náuseas y vómitos, provocados por los tratamientos de quimioterapia.  Pero, el fármaco tiene poca interferencia sobre el equilibrio de calcio y potasio a nivel del cuerpo. Además, entre las principales funciones que se regulan a través de los corticoides están: manejo del estrés; tratar procesos inflamatorios y; favorecer la secreción de otras hormonas. por lo que la dexametasona se  puede administrar de forma oral (comprimidos o jarabe); crema tópica; en aerosol (inhalaciones) o; en inyecciones (vía venosa o intramuscular).

Dexametasona

Usos de la dexametasona  

Propiedades de la fórmula: antiinflamatorias e inmunosupresoras

La dexametasona por sus propiedades antiinflamatorias, se puede usar de forma terapéutica en casos de:

  • Deficiencia adrenocortical, que cursa con trastornos endocrinos; considerando que si se usa en niños, debe complementarse con fármacos mineralocorticoides, que ayuden a regular niveles de sodio y potasio.
  • En traumatismos, enfermedades graves e intervenciones quirúrgicas, que se detecte insuficiencia adrenal.
  • Uso a corto plazo, para estabilizar casos de, artritis reumatoide; artritis postraumática; epicondilitis y; bursitis aguda, entre otros trastornos  reumáticos.
  • Estabilizar pacientes con trastornos respiratorios o gastrointestinales, tales como: Tuberculosis pulmonar; beriliosis y colitis ulcerosa; entre otras muchas afecciones que involucran cuadros inflamatorios.

Por otro lado, la dexametasona está incluida dentro de los medicamentos esenciales para la salud, según la Organización Mundial de la Salud(OMS).

Igualmente, conjuntamente a las propiedades antiinflamatorias, la dexametasona, posee una fuerte acción sobre el sistema inmunológico, resultando efectivamente útil en:

Usos de la dexametasona

  • Tratamiento de alergias severas e incapacitantes, que pueden cursar con asma bronquial crónica; dermatitis por contacto;  ató­pica o;  seborreica severa, psoriasis severa y micosis.
  • Alopecia areata;
  • Hipersensibilidad a fármacos;
  • Herpes zoster; Anemia hemo­lítica adquirida;
  • Conjuntivitis alérgica;
  • Terapia de manteni­miento  para el  lupus erite­matoso

Precauciones frente a la dexametasona

Vigilar pacientes hipertensos; diabéticos y con insuficiencia cardíaca

Entre las diversas precauciones a  tener presente, para administrar la dexametasona están:

  • El ajuste de la dosis, para casos especial de: osteoporosis; hipertensión arterial; estrés; insuficiencia renal o hepática;
  • Niños y ancianos;
  • Monitorear a pacientes diabéticos  o con Insuficiencia cardiaca;
  • Evitar el uso en casos de varicela o sarampión;
  • Uso parenteral: úlcera péptica o ulcerosa y;diverticulitis
  • Posible aumento del efecto si hubiese cirrosis o hipotiroidismo y;
  • Vigilar, si se usa de forma simultánea con antibióticos.

Igualmente, estar al pendiente de posibles efectos psíquicos que puedan presentarse con este corticosteroide, que pueden ir desde el insomnio; los cambios de personalidad o de humor y hasta la depresión severa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *