Costocondritis síntomas, tipos y diagnóstico

Costocondritis

La Costocondritis es una afección propia de la infancia y la adolescencia.

Costocondritis, es una condición inflamatoria sobre la zona alta y delantera del tórax, donde las costillas se conectan al esternón. Como efecto sobresaliente de esta alteración osteomuscular es el dolor punzante y molesto, focalizado sobre las paredes del pecho. La mayor recurrencia en casos de costondritis es en niños y adolescentes; siendo en niños hasta de un 30%, entre todos los dolores en el pecho. Mientras que se da mayormente en mujeres, que en hombres; en una relación 70%/30%. Es del tipo benigno; no tiene motivación aparente y suele desaparecer sin necesidad de tratamiento.

Generalmente la edad límite para presentar esta condición no sobrepasa los 14 años y; es la causa más usual cuando se reporta el dolor en el tórax. La Costocondritis puede llegar a confundirse con alguna enfermedad cardíaca o infarto; que suele estar asociado a este tipo de dolor en las personas adultas.

Otra enfermedad que puede enmascararse con la Costocondritis, es la denominada síndrome de Tietze; donde la diferencia sustancial es que esta última produce fuerte hinchazón en el pecho en la misma zona dolorosa. Estas posibles confusiones, requiere de hacer un diagnóstico certero.

Síntomas y tipos de Costocondritis

Síntomas de la Constocondritis

Síntomas y signos

Los síntomas y signos más notorios de la condición son:

-Fuerte sensibilidad al oprimir las articulaciones de las costillas, siendo poco probable el diagnóstico si no hay este efecto;

-El dolor fuerte, aunque se focaliza en el pecho puede irradiarse hacia la espalda y el estómago;

– Dolor sobre las costillas 4ta., 5ta y 6ta.; siendo más elevado al movilizar el tronco o respirar profundamente;

– En caso de ejercicio, golpe o infección respiratoria, el dolor de la Costocondritis puede aparecer o agravarse; mientras que en reposo desaparece o disminuye.

– Si aparece en periodos postoperatorios, suele acompañarse de hinchazón, enrojecimiento y hasta secreción con pus en la herida.

Existen otras señales de alarma que requieren la atención inmediata del médico, estas son: fiebre alta, dificultad respiratoria y aumento de los síntomas mencionados, aún con medicación.

Virus, hongos o bacterias tipifican esta lesión osteomuscular

Existen tres tipos de Costocondritis, según su origen:

VIRALES. Es la Costocondritis que se acompaña con infecciones respiratorias, causadas por virus y; que pueden provocar la condición por inflamación en el área o con la tos reiterada.

FÚNGICAS. Son los menos casos de esta alteración, debiéndose a infecciones micóticas causadas por algún hongo, como la Cándida.

BACTERIANAS. Aquella provocada por bacterias y que suele presentarse después de una cirugía.

La Costocondritis puede estar asociada a ciertos tipos de artritis, tales como la artritis psoriásica y la artritis anquilosante, que afectan la columna vertebral. También puede presentarse en casos de personas que padecen fibromialgia (dolor muscular crónico).

¿Cómo diagnosticar la Costocondritis?

El diagnóstico de una Costocondritis se hace vía examen físico, junto a la historia médica, que puede estar apoyado por una tele de tórax. El médico intenta visualizar la lesión produciendo el efecto presionando las costillas que reportan alteración. Donde generalmente no se evidencia hinchazón significativa.

En caso de dudas, junto al tele de tórax se indican pruebas para descartar condiciones que poseen síntomas similares pero que son de mayor gravedad, como puede ser un infarto cardíaco.

Lo frecuente en estos casos son recomendaciones terapéuticas e indicación de antiinflamatorios (no esteroideos) y analgésicos hasta que mejore la condición. En caso de ser del tipo bacteriana, requerirá de antibióticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *