Complicaciones de la amigdalitis – Tratamientos

Las complicaciones de la amigdalitis pueden afectar a cualquier persona, ya que las amígdalas tienen una función de protección y en cualquier momento pueden estar sensibles. Las complicaciones más frecuentes en caso de amigdalitis son: Fiebre reumática; glomérulonefritis difusa agudas postestreptocócica; abscesos y; neumonía; que afectan distintas partes del cuerpo más allá de la garganta. Igualmente, por ser un proceso bacteriano los tratamientos son base de antibióticos, tipo penicilinas o; macrólidos, como la azitromicina o tetraciclina. Además, pueden utilizarse fármacos como antipiréticos, antiinflamatorios y analgésicos, según la patología producto de la complicación.

Complicaciones de la amigdalitis

Algunas complicaciones de la amigdalitis: Fiebre reumática y Neumonía

Órganos afectados bajo infección de amigdalitis

Tal como se comentó en la introducción, existen varias afecciones respiratorias y orgánicas; que se inician con una amigdalitis. Esto se debe a que con la amigdalitis, circulan no solo a nivel de la garganta sino en todo el torrente sanguíneo una combinación de antígenos (germen)-anticuerpos  (células sanguíneas), que con el tiempo  pueden afectar órganos importantes del cuerpo (corazón, riñones, pulmones, bronquios y articulaciones).

Veamos algunos órganos afectados por complicaciones de la amigdalitis, según  la patología que se manifiesta, a saber:

  • Fiebre reumática, ataca de forma importante el corazón, a nivel de las válvulas, provocando una carditis (inflamación del corazón) y; afectando también las articulaciones; por lo que los médicos suelen decir “ que esta fiebre lame las articulaciones y muerde el corazón”. Ademas, los niños entre 5 y 15 años, tienen mayor riesgo para esta afectación inmunológica.
  • Glomerulonefritis, es una enfermedad renal, que afecta sensiblemente los riñones a nivel del glomérulo, como consecuencia se da una inflamación del todo el cuerpo.
  • Abscesos en la faringe, ataca zona la garganta;
  • Neumonía, con lesiones a nivel de bronquios y pulmones.

Síntomas y tratamiento para la amigdalitis

La amigdalitis puede ser de tipo viral o bacteriana (por Estreptococos); dependiendo del tipo  será la sintomatología. Aunque, los síntomas más resaltantes de la amigdalitis son: Fiebre; dolor de garganta, inflamación y enrojecimiento de las amígdalas; dificultad para tragar y; mal aliento. Igualmente, en casos más severos puede haber puntos blancos (Pústulas ) en la garganta.

Para su tratamiento, se debe atender la causa. Si la amigdalitis es viral, desaparecen los síntomas sin necesidad de tratamiento alguno.

Pero en caso bacteriano, se suele tratar con antibióticos del grupo de las penicilinas; si hubiese sensibilidad a la penicilina lo  ideal es tratarse con un fármaco del grupo  de los macrólidos, como la Azitromicina. Eritromicina o Tetraciclina. Complementados, con otros fármacos que ayudan a controlar los síntomas, entre ellos: antipiréticos, analgésicos y antiinflamatorios, usando los llamados AINES.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *