CLINDAMICINA, con mecanismo de acción bacteriostático

Clindamicina

La clindamicina, además de la presentación en capsulas e inyecciones, también se ofrece en suspensión pediátrica y en forma tópica.

La Clindamicina, posee un efecto bacteriostático,  cuyo mecanismo de acción es bloquear la fase de la transferencia peptídica de la elongación en la subunidad ribosómica 50s, que se traduce; en detrimento de la síntesis de proteínas bacteriana, sin llegar a producir la muerte instantánea de la bacteria. Aunque si la debilita, provocando un efecto  de deterioro y envejecimiento celular que acaba por eliminarla;  evitando su reproducción. La Clindamicina, resulta ser un antibiótico con acción sobre: infecciones respiratorias, catalogadas como graves; septicemia; infecciones osteoarticulares, como la  artritis séptica y la osteomelitis; infecciones dentales y del tracto genitourinario de la mujer. Además, de atacar bacterias en piel y tejido blando, tales como: abscesos; forúnculos  y heridas infectadas.

CLINDAMICINA, propiedades, indicaciones y posología  

Usos de la CLINDAMICINA

Propiedades e Indicaciones

Antibiótica-Bacteriostática. La clindamicina tiene esta doble propiedad, que permite a través de la secreción de la misma, defenderse contra bacterias con gran poder destructivo, y que suelen atacar el tracto respiratorio; bucal; urogenital; la masa osteomuscular; piel o partes blandas. Haciendo hincapié, que la actividad bacterostatica del fármaco, no provoca muerte súbita de la bacteria; pero si la debilita, bloqueando la síntesis de proteínas e; impide que se reproduzca. Lo cual hace que, tenga una acción antibiótica, donde la población bacteriana merma; desaparece y se destruye con el tratamiento.

Las principales infecciones atacadas por la Clindamicina son:

Infecciones respiratorias graves: como la faringoamigdalitis  o la Neumonía

-Bucales: abscesos dentales, gingivitis y enfermedad periodontal;

-Genitourinarias: endometritis aguda o crónica; infecciones postquirúrgicas; absceso ovárico (no gonocócico);

Infecciones osteomusculares

-Osteoarticulares: osteomielitis y artritis séptica;

infecciones intrabdominales, como la peritonitis;

– Piel y partes blandas: celulitis; abscesos; forúnculos y lesiones o heridas infectadas;

– Otras: Encefalitis toxoplasmatica; SIDA; Enfermedad Pélvica aguda y Neumonía, debido al hongo P.Carinii.

Posología

Vía oral

Adultos. Administrar entre 150-450 mg  de Clindamicina cada 6 horas.

Niños. La dosis pediátrica recomendada es: 25-40 mg/Kg/día repartida en  3 o 4 dosis. Si el niño pesa menos de 10 Kg, se debe administrar una dosis de hasta 37,5 mg, en 3 dosis.

Para niños menores de 1 mes de nacido, de 15-20 mg/Kg , en tres dosis iguales Y aún menor, si se trata de un niño prematuro.

Vía Parenteral

En adultos, aplicar Clindamicina lentamente  por vía Intravenosa  o; Intramuscular, 600 mg – 2,7 g/dia; repartida en dosis iguales, de 2 a 4 dosis. Si se hace por via instramuscular, no se debe administrar dosis mayores a 600 mg.

Además, también existe la presentación tópica de Clindamicina , que se puede aplicar 2 o tres veces por día en la parte afectada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *