Ciprofloxacino, amplio espectro antibacteriano

Esta vez abordamos el Ciprofloxacino, para seguir en la dirección de los antibióticos y conocer un poco más de sus efectos y para qué se aplican. El Ciprofloxacino pertenece al grupo de las cefaloporinas de primera generación; antibióticos bactericidas para tratar infecciones respiratorias; en piel;  y del tracto urinario-genital, como la cistitis y  cervicitis. Igualmente el Ciprofloxacino, tiene aplicaciones en infecciones de los oídos, como las otitis; en casos de meningitis; enfermedades gastrointestinales y otras producidas por estreptococos. Por lo que, es un medicamento de amplio espectro, indicado en una gran variedad de gérmenes infecciosos.

Ciprofloxacino, antibiótico amplio espectro

Mecanismo de acción del Ciprofloxanino- Indicaciones

Es esencialmente un medicamento bactericida, antibiótico de amplio espectro; que impide  la síntesis y reparación de las paredes que envuelven las bacterianas, causando su destrucción.

¿Para qué sirve el ciprofloxacino?-Indicaciones

Tratamiento para infecciones respiratorias

Existe una amplia variedad de microorganismos   relacionados con distintas enfermedades que son sensibles al tratamiento con el ciprofloxacino. Entre ellas mencionamos algunas bacterias y enfermedades asociadas, que pueden atacarse con este antibiótico:

Acinetobacter calcoaceticus y Acinetobacter lwoffii; bacterias relacionadas con pacientes con neumonía  y otras enfermedades respiratorias; fácilmente trasmitirles en ambientes hospitalarios;

– Aeromonas caviae; Aeromonas hydrophila y salmonelas, gérmenes vinculados a las infecciones de gastroenteritis o; cuadros de enfermedades diarreicas agudas;

Bacillus anthracis, causante de la enfermedad del ántrax;

– Para casos de fiebre de Malta o del mediterráneo, provocada por la bacteria Brucella melitensis;

– Infecciones por estreptococos, especialmente los del grupo B; sensibles durante el embarazo y que pueden afectar el feto;

– También, para tratar enfermedades producidas por pseudomonas, estas pueden ser leves o graves y, pueden afectar los oídos (otitis externa); el cabello (foliculitis); ojos(infecciones oculares) y; partes blandas (tendones, músculos, grasa y piel).

Por otro lado cabe destacar que para la mayoría de las infecciones con Stenotrophomonas maltophilia, el ciprofloxacino es un antibiótico resistente, salvo algunos casos.

Dosificación y contraindicación de la fórmula

Generalmente, los tratamientos donde se utiliza el ciprofloxacino para el control de alguna infección, dependerá de la gravedad de la afectación. Por lo que es importante en este y todos los antibióticos, atender las indicaciones de su médico, el cual previa valoración clínica determinará la dosis indicada.  Así por ejemplo, se recomienda:

  • Para infecciones respiratorias bajas (Neumonía; Crisis de EPOC; infección bronco-pulmonar por fibrosis quística), administrar de 500mg a 700mg, cada 12 horas. Con una duración entre 7 y 14 días.
  • Otitis media con supuración; igualmente la dosis de 500mg a 700mg, 2 veces al día; por 1 o 2 semanas.
  • Otitis externa (maligna): Administrar durante 1 a 3 meses, la dosis de 750mg cada 12h.
  • Uretritis o cervicitis por gonococos, se recomienda, única dosis de
  • Cistitis con complicación, 500mg; cada 12h x 1 semana y; sin complicación, administrar por 3 días, la dosis de 250 a 500mg, cada 12h.
  • Y en caso de infecciones gastrointestinales, se recomienda 500mg; 2 veces x día; y la duración en 1 y 5 días, dependiendo de la bacteria causal.

Contraindicaciones del ciprofloxacino

El ciprofloxacino, está particularmente contraindicado si hay hipersensibilidad a las quinolonas. Tampoco debe administrarse junto a  la tizanidina  o a la agomelatina; igualmente otro medicamentos que los contengan dentro de su fórmula.

No debe administrar durante el embarazo o con la lactancia; ya que ella se excreta con la leche materna.

Por otro lado se advierte, sobre la precaución y ajuste de la dosis de ciprofloxacino en casos de miastenia gravis, por antagonismo a nivel neuromuscular; o pacientes  con otros factores de riesgo. Alerta si se está administrando antiarrítmicos IA y III; antipsicóticos; antidepresivos tricíclicos;  alteraciones cardiacas; arritmias, entre otras. Igualmente debe tenerse precaución cuando se indica a las personas mayores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *