Bezafibrato y el control del colesterol y los triglicéridos

Sea por enfermedad de base; consecuencia de excesos alimenticios o por efecto de algún medicamento, el aumento de los niveles de colesterol o triglicéridos pueden tratarse con el Bezafibrato. Te estaremos hablando de las indicaciones más frecuentes del Bezafibrato, de su mecanismo de acción y los posibles efectos secundarios de este fármaco. Además, de algunas recomendaciones que deben acompañarse junto a la administración del Bezafibrato para consolidar su efectividad. Entre ellas, una dieta baja en grasa y carbohidratos; junto a una rutina de ejercicios semanal favorecen el control de síntomas de las hiperlipidemias.

Bezafibrato

Cómo controlar hiperlipidemias con el Bezafibrato

Mecanismo de acción de la fórmula

El bezafibrato actúa como un regulador de la grasa; bajando los niveles de lípidos (colesterol y triglicéridos) en el cuerpo. Esta disminución se consigue reduciendo las lipoproteínas aterogénicas, que se mide con el VLDL y el LDL; junto al aumento de las lipoproteínas antiaterogénicas (HDL).

Estas dos acciones del bezafibrato, favorecen el flujo sanguíneo y, por ende, los factores de coagulación; entre ellos: bajo nivel de fibrinógeno, proteína responsable de la coagulación; viscosidad sanguínea y la adhesión de las plaquetas.

Recomendaciones en tratamientos hipolipemiantes

Hiperlipidemias

Según la OMS, las enfermedades cardiovasculares es la principal causa de muerte a nivel mundial, y muchos de estas están asociadas con las hiperlipidemias. Cuando se trata de seguir tratamientos que procuran bajar los niveles de colesterol y triglicéridos(Hipolipemiantes); debido a los riesgos en la salud que ello implica, se deben atender algunas recomendaciones importantes, entre ellas:

-Primeramente, una dieta baja en grasa y carbohidratos; aumentando el consumo de fibra y antioxidante; que conlleva a la reducción del peso corporal. Ya que existe una relación directa entre el nivel de los triglicéridos y el peso y; con la restauración de los niveles adecuados se baja el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, que pueden llegar a ser letales.

-Tan importante como la dieta, es la practica disciplinada de una rutina de ejercicio moderado y de forma regular, mínimo tres veces por semanal.

– Deben evitarse tanto para el control de colesterol como de los triglicéridos, los siguientes alimentos: Productos de pastelería, repostería y otros dulces; carne de cerdo o de ternera con grasa; coco, fruta o aceite; margarina; chocolate y bebidas alcohólicas, entre otros.

– Hacer exámenes de control (triglicéridos; colesterol; VLDL; LDL y; HDL) frecuentemente, si hay tendencia a elevar estos niveles y en personas de alto riesgo, como: cardiópatas y diabéticos.

– Seguir la indicación con fármacos hipolipemiantes (Bezafibrato u otro), según indicación médica; nunca usar la automedicación.

Dosificación e interacción con otros fármacos

Una vez que se conozcan los valores vía, exámenes de laboratorio y por indicación médica; la dosis recomendada del Bezafibrato, es como sigue:

-Tomar 1 tableta, 3 veces diario. Si el diagnostico, es de hipertrigliceridemia (alta concentración cerca de triglicéridos) esta dosis puede disminuirse y aplicarse 2 veces al día.

Importante: Si existen antecedentes de problemas renales, la dosis de Bezafibrato debe ajustarse, según los valores del aclaramiento de creatinina.  Para valores entre 40 y 60 ml x minuto, administrar 2 tabletas diarias de Bezafibrato (equivalente a 400 mg x día).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *