Ardor en la garganta-causas y remedios caseros

Causas del ardor en la garganta

El ardor en la garganta es un síntoma que responde a una repuesta inmunologica del cuerpo ante una infección; un alérgeno u otro trastorno de las vías respiratorias.

El ardor en la garganta puede sobrevenir por muchas causas; pero las más usuales están vinculadas a afecciones virales o bacterianas; problemas auditivos; acidez estomacal o alergias. Otras causas menos frecuentes, pueden ser a causa de una esofagitis o sequedad en la garganta. Dependiendo de la gravedad de la afección que origina el ardor en la garganta; su tratamiento puede requerir analgésicos; antiinflamatorios y antibióticos. Pero como medida alternativa, en muchos casos es un buen paliativo aplicar un remedio casero o natural. De los cuales, aquí te mostramos opciones como: jengibre; miel; limón y gel de áloe vera ; con recetas sencillas.  

Causas del ardor en la garganta

Otros síntomas del ardor en la garganta

Tal como se comentó en la introducción; las causas de un ardor en la garganta pueden ser provocados por diversos problemas de salud. Detallaremos 4, de los más comunes:

Infección bacteriana o viral

El ardor en la garganta puede ser un síntoma causado por una infección respiratoria bacteriana o viral; en las que sobresalen las amigdalitis; laringitis; sinusitis; gripe; bronquitis y neumonía.  Las cuales, en dependencia de la parte afectada; tendrá variedad en los síntomas; entre ellos además del ardor puede estar acompañado de fiebre; tos; dolor de garganta y cabeza.

En estos casos, se requiere la atención médica para determinar el origen bacteriano o viral. En consecuencia, indicar el tratamiento correspondiente con antibióticos o antifúngicos. Igualmente, suelen indicarse antipiréticos y antiinflamatorios para bajar la fiebre y calmar el dolor y la inflamación de las vías respiratorias.

Problemas auditivos

Los problemas auditivos pueden detonar el ardor en la garganta; cuando están afectando las trompas de Eustaquio que conectan el oído medio con la nariz y la garganta.  Estos están encargados de regular la presión auditiva y eliminar cualquier líquido que ingrese por los oídos.

Un síntoma asociado, es sentir sordera temporal hasta que se restablezca el funcionamiento normal en la zona. Aunque no es problema mayor; suele ser molesto y cursar con el ardor en la garganta y nariz.  Igualmente, existe la sensación febril y con signos de resfriado. Si la situación persiste, lo ideal es acudir al médico.

Acidez estomacal

La acidez estomacal, es una de las causas más frecuentes del ardor de garganta. Estos suelen estar relacionados con desordenes en la digestión. La mayor parte de los casos se inicia con ardor o dolor en el esófago que se irradia hacia la garganta; que suele confundirse con problemas cardíacos.

Por muchas causas, especialmente mala alimentación; se provoca una elevada segregación de ácidos en el estómago. Estos ácidos, que se elevan hacia el esófago; y provocan el reflujo; causando la irritación y ardor en la garganta. Estas causas pueden controlarse frecuentemente, con una dieta balanceada y algunos remedios naturales o caseros.

En los casos no controlados, que se agravan o vuelven crónicos producen la enfermedad llamada reflujo gastroesofágico.

Alergias

Las alergias, también pueden ser detonante del ardor en la garganta.  Aquí se observa la recurrencia durante semanas; rinitis y poca efectividad de los remedios caseros.  En este caso la repuesta es inmunología, ante algún alérgeno que puede ser estacional. A veces se acompaña de: dificultad respiratoria; nariz tapada; tos; lagrimeo y picazón en los ojos.

Si la garganta es la parte más sensible es probable que este causado por algo que comiste o inhalaste. Entre los alérgenos que pueden causar la alergia están: lácteos: ácaros de polvo; caspa de animales domestico; nueces y perfumes.

Otras causas, en las que no nos extenderemos, pueden ser: sequedad en la garganta y esofagitis o inflamación del esófago.

La sequedad, que da lugar a tener la sensación de ardor de garganta puede ser provocada por la baja de humedad en el ambiente. Esto hace que el canal de la respiración que incluye, boca, nariz, garganta y senos paranasales; se seque y no permite el flujo normal de moco que mantiene las vías hidratadas. Para ello es usual la utilización de humidificadores caseros o eléctricos, para restablecer la humedad del aire.

Mientras que, la esofagitis, es una repuesta inmunológica del organismo ante un cuadro infeccioso.

Remedios caseros para combatir el ardor en la garganta

Remedios caseros para el ardor en la garganta

Jengibre

El jengibre tiene propiedades antisépticas; analgésicas y antinflamatorias; además, es considerado uno de los antibióticos naturales más efectivos.

En algunos países puedes conseguir jengibre en pasta; pero de no ser así basta rayar un poco de jengibre fresco y masticar una pequeña porción o; tomar en forma de té. La acción como calmante del ardor de garganta es inmediata.

Infusión de Miel; limón y jengibre

Una de las infusiones más populares contra el resfriado y problemas respiratorios, miel con limón; si adicionalmente agregamos jengibre, la acción antibacteriana; analgésica y antibiótica se potencia.

Como receta:  2 cucharadas de jengibre rallado; una taza de agua; 1 cucharada de miel y el jugo de 2 o 3 limones.

Hervir la taza de agua con el jengibre por 5 minutos; enseguida, agregar el jugo de limón y la miel. Dejar reposar y tomar la infusión tibia, varias veces al día.

Gel de áloe vera

Muchas veces hemos resaltado las propiedades antiinflamatorias y cicatrizantes del áloe vera; junto a su potencial en minerales que favorece el sistema inmunológico. En caso de alergias o virus, que pueden provocar la afectación de la garganta es especialmente útil.

Receta como enjuague bucal y gargarismo con  gel de áloe vera:

Ingredientes: Extracto de Hamamelis (¼ de taza) ; Gel de Áloe vera (( ¼ de taza); Jugo de 1 limón y aceite de árbol de té (10 gotas)

Mezclar y reservar en un envase de vidrio todos los ingredientes; para usarlo como enjuague bucal y cuando haya ardor en la garganta; con los que puedes efectuar los gargarismos. La receta, tiene una duración de 3 o 4 meses sin refrigerar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *