Antígeno, ¿Qué es y para qué sirve?- Clasificación

Un antígeno es una sustancia  ajena al cuerpo, que  provoca  una repuesta de inmunidad, por parte de las células y; que tienen una función protectora, al crear anticuerpos que nos defienden de distintas enfermedades. Entre los antígenos más conocidos está el antígeno prostático específico (PSA test), sustancia de origen proteico, cuya función principal es diluir coágulos de semen, que pueden contribuyen a la formación del cáncer prostático.  Otros antígenos conocidos, son las vacunas contra enfermedades como: varicela; tétanos, antiamarílica, entre otras. Aunque existen varias clasificaciones para los antígenos; estos pueden ser de dos tipos: Primeramente los exógenos o externos, como ejemplo, las proteínas lácteas; heces de ratas; bacterias, polvo y el polen; finalmente, los endógenos, cuya naturaleza tiene origen dentro del organismo.

¿Qué es un antígeno?

¿Qué es un Antígeno? Usos de antígenos

Anticuerpos, como repuesta especifica de los antígenos

El concepto de antígeno y de anticuerpo, están estrechamente relacionados. Por un lado, el antígeno es una sustancia, que puede provocar respuestas de inmunidad específica; según el origen y el sitio de localización. Mientras que los anticuerpos, surgen como desencadenantes producidos por los antígenos.

Vale resaltar que, la respuesta inmune que induce cada antígeno, depende en gran medida de factores como: tamaño, forma, composición química de las moléculas y el grado de degradación del mismo.

Igualmente, desde el punto de vista biológico va a depender del componente genético y de la edad del individuo. Así pues, si se es muy joven o muy viejo, esta respuesta de inmunidad ante el antígeno se ve disminuida considerablemente.

Entre los usos que suele darse a los antígenos están:

  • Diagnóstico de enfermedades, como el cáncer; para los cuales se analizan la presencia de antígenos tumorales, sea en las células del tumor y en las normales;
  • Técnicas inmunodiagnosticas, conocidas como ELISAS para determinar enfermedades infecciosas (SIDA, Hepatitis B), utilizando variedad de anticuerpos que detectan la presencia de antígenos;
  • Creación de vacunas, con carácter preventivo;
  • Producción de medicamentos como por ejemplo, la gamma-globulina hiperinmune.

Clasificación de los antígenos

Antígenos exógenos o endógenos

La clasificación más sencilla para los antígenos, es la que los reconoce según su naturaleza externa o exógenos y; los que se originan dentro del organismo y que son conocidos como endógenos.

Se ubican como antígenos exógenos, el polen, el polvo; las proteínas de la leche y diferentes tipos de bacterias. Estos entran al organismo, y pueden provocar enfermedades como: fiebre tifoidea; asma y diarrea.

Mientras que los antígenos endógenos, pueden ser de dos clases: los xenógenos, localizados en diferentes especies de animales, entre ellos el hombre y; los alógenos, corresponden a una misma especie y a diferentes individuos. Un ejemplo concreto, de este tipo son los antígenos del plasma sanguíneo o Sistema ABO: Antígeno A; antígeno B y Antígeno O.

Aunque algunos antígenos sean exógenos, una vez que entran al cuerpo, muchas veces pasan a incorporarse a las células, convirtiéndose en neoplásicas  y; a circular en el torrente sanguíneo, pasando a catalogarse como endógenos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *