Alergias al sol tipos, diagnóstico y clínica

Alergias al sol

En razón del detonante, las alergias al sol, suelen presentarse en las zonas más expuestas como cuello; brazos y manos.

Las alergias al sol o fotosensiblidad, se refiere a la aparición de  síntomas  y signos posterior a la exposición solar. Aunque los especialistas no han determinado la causa de estas alergias; si  han puesto en evidencia que cierto tipo de ellas tienen causas hereditarias; tales como: la urticaria solar y la erupción lumínica polimórfica (PMLE); que es la más frecuente después de la quemadura solar común. Los síntomas de la fotosensibilidad, dependen del tipo de lesión.  En caso de agravarse pueden extenderse con ampollas a áreas vestidas del cuerpo.

Estas alergias, pueden  darse tanto en hombres como en mujeres y están relacionados con factores ambientales y genéticos. Las personas blancas o pelirrojas, tienen mayor sensibilidad para estas alergias.

Tipos de alergias al sol o fotosensibilidad

Eruptiva en la piel

Urticaria Solar

Este tipo de alergias al sol produce escozor o picazón e inflamación, induciendo ampollas enrojecidas en la piel; por efecto del sol. La incidencia mayor, está en las mujeres jóvenes.

Erupción fotoalérgica

En estos casos; la reacción de fotosensibilidad es provocada como resultado de la acción solar sobre un producto químico untado sobre la piel o; un medicamento tomado. Entre los productos alérgenos untados o tomados, pueden estar:

Protectores solares;

-Cosméticos;

– Anticonceptivos orales;

Antibióticos, por ejemplo las tetraciclinas y la sulfonamidas;

-Fenotiazinas, usados en psiquiatría;

-Diuréticos para la hipertensión y;

-Algunos analgésicos, como Ibuprofeno y naproxeno.

Erupción lumínica  polimórfica (PLME)

Es del tipo más frecuente que suele aparecer  mayormente en las mujeres adultas jóvenes; con un brote en la piel después de la exposición solar. Propia de los climas tropicales y cálidos; por lo que  se da casi exclusivamente en primavera o verano; y reapareciendo al año siguiente con  estas estaciones.

Es usual, que con el avance del verano minimicen los efectos de las alergias al sol, por el endurecimiento de la piel.

Prurigo actínico.

Es una clase de alergia hereditaria tipo PMLE, propia de las personas indígenas americanos. Los síntomas en este caso, suelen ser más severos que el PLME clásico y; pueden iniciarse durante la infancia. Con la característica que dentro una misma familia, su aparición  pueden  seguir en varias generaciones.

Infectarse

Diagnóstico y clínica de la alergia solar

El diagnostico,  suele  hacerse  a través de un autoexamen, si es un caso leve. De lo contrario, requiere del examen médico que verifique el grado y tipo de lesión, sean urticarias, ampollas o sangrado. Esta depende del tipo de alergia que se presente. Así,  el medico con un examen de piel y conociendo sus antecedentes, puede dar su diagnóstico. Ocasionalmente, puede completar  el examen,  haciendo pruebas de fotopatia.

En cuanto a la clínica de la alergia al sol, depende del tipo de fotodermatosis. Suele darse en las áreas expuestas: rostro; cuello y manos. A veces, evita áreas expuestas como la cara y en otras; como es  el caso de la ocurre en jóvenes durante la primavera; sólo toca determinada zona, como las orejas.

La fotosensibilidad también puede ser ocasionada por exposición a fuentes artificiales de rayos UV o radiación visible; como pueden ser lámparas fluorescentes.

También, suelen aparecen eruptivas, en sitios expuestos por causas distintas a las alergias al sol, por ejemplo:

  • Obstrucción de folículos por queratina y sebo, originando acné facial;
  • Dermatitis de contacto, por productos de maquillaje en el rostro;
  • Dermatitis por contacto, debido al polen de las plantas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *