3 pasos para un cuidado facial eficaz

En general asociamos, dos pasos indispensables en un cuidado facial  para tener una piel saludable, la limpieza y la hidratación diaria. Pero nuestra piel exige más que eso, esos pasos no son suficientes, debemos de pensar que una exfoliación semanal en casa completaría las necesidades de higiene y humectación de la piel. Este post te explica el porqué de estos pasos no tan usuales son necesarios para un cuidado facial eficaz.

Todos entendemos las razones que hace que la limpieza facial sea un paso primordial para que nuestra piel este sana. Por lo que paso a explicarte que elementos hacen que la exfoliación sea indispensable en el proceso de restauración de las células que conforman la piel y, junto a la exfoliación cómo aportar nutrientes a la piel de nuestro rostro.

Estamos hablando de 3 pasos esenciales para el cuidado facial: limpieza facial- exfoliación y nutrición.

¿Por qué exfoliar la piel?

Piel limpia y oxigenada, se traduce en salud

La piel tiene un proceso natural de exfoliación o descamación, que lleva soltar las células muertas y con la edad este proceso va mermando su capacidad natural, lo que en principio ocurre cada mes,  se desplaza a 3 meses o más, produciendo un efecto de opacidad sobre nuestra piel.

Por cuanto cada vez que exfoliamos nuestra piel, en especial nuestro rostro estamos recuperando la lozanía y juventud de la misma. Observaremos una tez más brillante, con líneas  menos marcadas con una textura facial  dócil y con escasas o nada de restos de espinillas, barros u otras afecciones propias de una piel llena de impurezas y que a la vista luce enferma.

Para la aplicación de un exfoliante en casa, se debe tener presente el tipo de piel y el tipo de exfoliante, pueden ser:

Scrub o mecánicos, que hacen un “rapado” sobre la piel, por ejemplo la sal marina;

– Los enzimáticos, son los más suaves y actúan humedeciendo la piel, recomendados en caso de pieles sensibles;

– Los químicos, también pueden ser agresivos dependiendo del producto, entre ellos los hidroxiácidos, como el ácido láctico, el glicólico, cítricos  o el salicílico;

– Otros: gonmage, gel o crema que se pega a la piel que al quitarla arrastra restos de la piel muerta y por último, tratamientos de exfoliación  con tecnología láser.

Dependiendo del tipo de piel, los exfoliantes para pieles sensibles, se recomienda 1 vez a la semana o cada quince días con alguno suave. En otros casos, pueden aplicarse  2 o 3 veces por semana, según sea el exfoliante a utilizar.

Al soltar esa capa de células muertas con la exfoliación en casa, la piel se oxigena y estimula la multiplicación celular, produciendo colágeno y reteniendo mayor humedad que lleva a mejorar la hidratación facial.  Por lo que esa piel estará preparada a recibir los nutrientes que le aportes  para estar con una salud plena.

¿Qué aportan las mascarillas faciales?

Nutren, reparan e hidratan la piel

Las mascarillas faciales, estan especialmente indicadas para proporcionar elementos que requiere la piel para restablecer su lozanía. Dependiendo de las condiciones que presente la piel, y en caso específico el rostro, se recomiendan mascarillas: que contengan vitaminas, para nutrir y reparar; hidratantes o desintoxicantes de la piel.

En algunos casos, para que el tiempo de aplicación de las mascarillas sea mínimo, pueden indicarse mascarillas con doble función. Por ejemplo pueden ser exfoliantes e hidratantes.

Como complemento de las mascarillas fáciles, concluir siempre con la aplicación de un protector solar SPF que proteja la piel del daño de los rayos UV y de otros elementos medio ambientales.

Recordándote el 1-2-3 del cuidado facial, que se traduce en limpieza, exfoliación y nutrición, queremos invitarte a dejar tus comentarios sobre este post y su utilidad en la rutina diaria de tu cuidado personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *