¿Por qué hacer limpieza facial diaria?

 

Limpieza facial diaria, ¿una necesidad? o simplemente una costumbre que nos han inculcado, pero que no tiene muchas implicaciones. Pues no, muchos son los argumentos de expertos que justifican esta acción. En este post queremos  dedicar un espacio para darte razones que muestran porque debemos hacer una limpieza facial diaria y profunda.

Cuando nos referimos a la limpieza facial diaria, vamos a estar hablando de un mínimo de dos veces por día, mañana y noche. Te explicaremos cada una por separado, con fundamentos aportados por expertos en el área de la dermatología y la cosmetología.

Limpieza facial nocturna

Rostro libre de impurezas mantendrá su vitalidad

La limpieza facial por las noches se considera la más importante, pues se encarga de eliminar todas las impurezas y bacterias absorbidas por el rostro durante todo el día.

Es más, muchos especialistas recomiendan que esta limpieza nocturna sea doble para asegurar que en un primer momento se elimine el sucio y la grasa que se encuentra superficialmente  y con la segunda lavada, se profundice hacia aquellas impurezas de mayor penetración o pegadas a la piel logrando libéralas, tal es el caso del protector solar y el maquillaje; logrando suavizar la piel y dejando esta lista en caso de que requiera aplicar algún producto hidratante nocturno o antiedad.

Estudios indican que si la piel no se limpia del sucio y del maquillaje depositado durante el día, tiende a opacarse y a envejecerse más rápidamente, por acción de elementos contaminantes a lo que nos exponemos diariamente, de la grasa que tapa los poros y consecuentemente de la merma en la producción de colágeno y de elastina indispensable para mantener un rostro que luzca lozano y con brillo.

El limpiador facial a utilizar, ya depende de cada tipo de piel y de preferencia en la segunda lavada debes hacerla con ayuda de un cepillo suave para profundizar. Pero si eres de piel muy sensible debes obviar el cepillo, para evitar la exfoliación y hacerla simplemente con un masaje ligero sobre la piel.

Limpieza facial matutina

En este punto hay mayor choque de opiniones, pues existen quienes apuestan por sugerir que la limpieza facial matutina se obvie o se haga simplemente con agua fresca.

Si bien es cierto que esta limpieza no tiene que ser tan exhaustiva como la nocturna, si se debe hacer ya que es normal que se libere gran cantidad de líquido y grasa durante la noche, en especial proveniente del cuero cabelludo y del cabello, que puede depositarse en la superficie de la cara,  lo que hace que generalmente amanezcamos con la piel grasosa y con impurezas nuevamente.

Por lo cual hace falta lavarse la cara en las mañanas con agua y jabón suave, o si tenemos alguna sensibilidad facial, usar algún limpiador o gel adaptado a esa situación. Pero siempre amanecer con un rostro listo para dar  la cara al mundo fresco y humectado.

En cada limpieza facial debes tener presente ciertos aspectos: usar un jabón acorde a tu tipo de piel, no abusar de los exfoliantes y enjuagar bien secando con una toalla limpia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *