¿Cómo conseguir un bronceado natural en invierno?

Muchas personas que viven en climas fríos se resignan a perder su bronceado en el invierno. Sin embargo, mientras vivas en un lugar donde salga el sol en invierno, se puede lograr un bronceado natural. Si vives en algún lugar como Alaska donde el sol desaparece durante gran parte del año, puedes logar un bronceado natural utilizando la luz ultravioleta de una cabina de bronceado. Estas cabinas pueden servir de un agradable escape del frío de invierno.

Estudia el sol para determinar el mejor momento para broncearse en el exterior. El mejor momento para el bronceado es cuando el sol esta directamente sobre la cabeza y hay pocas sombras en el suelo. Durante el invierno, esto a menudo pasa entre las 11:00 am. y la 1:00 pm.

Si tu área es lo suficientemente calida, solo basta de dos horas en días soleados para broncearte. Si tienes un invernadero en tu casa puedes tomar el sol directamente de ahí. Antes de broncearte, aplica una crema bronceadora con un espectro bajo de protección.

Visita un salón de bronceado y usa la cama de bronceado. Para empezar, broncea de 5 a 10 minutos cada lado y otros 10 minutos cada semana hasta que pases unos 30 minutos por lado en la cama de bronceado. Realiza un bronceado de una a tres veces por semana para obtener mejores resultados.

Usa un loofa para exfoliar todos los días. Frota el loofa en contra de tu piel mientras te bañas. Los loofa eliminan las células muertas de la piel lo que permite que la piel pueda broncearse con mejores resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *